REFLEXIONES SOBRE EL AJEDREZ NACIONAL

Hace ya casi tres años, el 9 de abril del 2013, envié a la Junta Directiva de la Federación Central de Ajedrez las reflexiones que reproduzco, con su redacción original, más abajo.  Algunas de las propuestas son ya una realidad.  Alguna, aunque aprobada, todavía no está clara en la mente de los dirigentes y arbitros que podrían ponerla en práctica (los controles más cortos para los torneos exclusivamente de Elo Nacional).
Pretendía yo que el debate en el ajedrecismo nacional se promoviera.  En parte creo que se ha logrado, pero por otra parte ha habido muchas dificultades.  Muchas personas no tienen interés en lo que sucede ni en lo que podría proponerse y cambiarse.  En todo caso, como al inicio de año es común que se formen propósitos para los próximos doce meses, quizá compartir estas reflexiones ayude un poco a que algo de aquí se incluya en esos propósitos. Quizá algo de este documento conserva valor actual. (2 de febrero del 2016).


9 de abril del 2013

Reflexiones

El reciente resultado sorpresivo de los Juegos Deportivos Centroamericanos, con lo que tenga de estructural y lo que tenga de anecdótico, ha provocado una serie de reacciones en el ambiente ajedrecístico nacional.  Esas reacciones fueron en su mayoría arranques momentáneos emocionales y ya quedaron casi en el olvido.  Otras, las menos, son las más importantes y transcendentales: se trata de aprovechar la experiencia adquirida en el ciclo que ha terminado para afinar lo que se está haciendo bien, corregir lo que se está haciendo mal y provocar un cambio positivo que beneficie a la actividad del ajedrez en Costa Rica y a quienes lo practicamos.
El ciclo, sin ánimo de aislarlo del contexto histórico, podría decirse que terminó tal como empezó, con la diferencia de que al final no se obtuvo un primer lugar.  Lo  que sucedió en los Juegos Deportivos Centroamericanos no fue más que la repetición de lo sucedido en el Campeonato Centroamericano por Equipos dos años antes. Sin embargo, quedó la impresión de que siempre se podría salvar un mal resultado de un jugador con el desempeño extraordinario de los demás.  Quien esto escribe ya había advertido en aquél momento que eso no se podía esperar siempre, ya que no se puede esperar que dos jugadores de un equipo logren hacer un ciento por ciento de los puntos para compensar que otros no lo logren, e incluso tengan un rendimiento inferior al cincuenta por ciento.
Tal situación, que no se discutió a fondo en 2011, se terminó de pasar por alto porque la Olimpíada de Estambul fue un gran éxito de la Selección Absoluta.  Además, el avance de la Selección Nacional Femenina, notable en estos dos años, también provocó un adormecimiento.  Por más que logramos tener un gran fogueo y mejores oportunidades para entrenar, en general, ciertamente no fue suficiente por causas que son ajenas al ajedrez propiamente, y también por causas propias del ajedrez.
Se plantea de manera artificial la necesidad de un cambio de generación, poniendo un énfasis casi innecesario en la formación de jóvenes en ascenso, pero con propuestas totalmente vacías de contenido, faltas de esencia.  Falta también la visión de crear la superestructura fundamental de la Federación Centra de Ajedrez para darle provecho a la vasta experiencia de jugadores que están dispuestos a pasar a ser escritores, entrenadores, motivadores, dirigentes, árbitros.
En el final del ciclo se presentó el peligro de perder las salas de ajedrez, oficina y salón de juego.  Tal parece que la exitosa operación presidencial para salvar los territorios no se desea ver como anecdótica y no se ha planteado la necesidad de crear actividades permanentes que generen recursos a la FCA, a quienes los lleven a cabo y sobre todo representen una bandera permanente de presencia en el Estadio Nacional.
Tampoco se ha llevado la discusión a propuestas concretas de cómo integrar a los ajedrecistas capacitados de nuestro país en la transformación de nuevas generaciones que puedan ser un relevo.  No se vale que los procesos de Juegos Nacionales y mucho menos Juegos Estudiantiles deban ser tomados como parte fundamental de esta labor que es esencialmente federativa.  Tampoco se vale esperar que acciones típicamente mesiánicas y aisladas vengan a empañar el papel central de la federación, a saber: posible traída de un entrenador extranjero, torneos privados  con aspiración a ser “los federados”, o incluso, decisiones politizadas de junta directiva que pasan por decisiones “técnicas”.
En el debate, debe existir diálogo.  Ese diálogo es el que enriquece y fortalece decisiones que se tomen tras el sano proceso de reflexión.
Por eso me atrevo a presentar algunas ideas como propuestas con la idea de que en el transcurso del presente año se puedan integrar en la matriz de un plan general de la federación.
Objetivos:
1)      Promover la armonización y utilización de los recursos disponibles en el ámbito nacional del ajedrez para mejorar el rendimiento de la dirigencia y de los atletas ajedrecistas.
2)      Promover una actitud más competitiva de todos los jugadores activos especialmente los más jóvenes.
3)      Perfeccionar los reglamentos para promover la movilidad de los jugadores en los parámetros de selección nacional.
4)      Ampliar la base competitiva.
5)      Promover la actividad de las asociaciones como base de la comunidad del ajedrez federado.
6)      Integrar a la mayor cantidad de personas, no tanto en comisiones o juntas directivas, como sí en el compromiso de trabajar por el mejoramiento del ajedrez nacional.
Algunas de las propuestas, que expongo para su discusión y posible implementación en un plan mayor definido por la Federación Central de Ajedrez, tomando en cuenta que hay procesos en marcha ya naturalmente y otros procesos deben ser promovidos aunque sea creando apenas un embrión para que nazcan, serían las siguientes:

1.       Reformar el escalafón nacional Elo, para que se parezca más al escalafón internacional, de manera que en algún momento pueda ser considerada seriamente la posibilidad de hacerlo desaparecer, si fuera el caso, o que sea funcional y positivo si debe permanecer. Concretamente, se propone como primeros pasos bajar el piso del escalafón a 1400, crear la categoría “Ajedrez Aficionado” de 1400 a 1600, y cambiar las constantes de categoría K de la siguiente manera: 30 Ajedrez Aficionado, 25 tercera categoría, 20 segunda categoría, 15 primera categoría hasta 2199  y 10 maestros nacionales (de manera vitalicia estos últimos). En el plazo de dos o tres años se podrá ver el comportamiento del escalafón para intentar ajustarlo más al escalafón internacional.  Dos cosas que hay que vigilar, es que la tendencia a crecer hacia arriba se vea limitada, y que las variaciones de los jugadores consolidados presenten cierta estabilidad. Además, las variaciones de los jugadores principiantes y de menor nivel deben ser más dinámicas, pero la K no debe ser mayor a 32 en ningún caso.
2.       Darle seguimiento a un plan maestro para asegurarse de que todos los jugadores con Fide ID obtengan de seguro un rating en ajedrez clásico y si es posible también en rápido y en blitz.  En este momento se está presentando el fenómeno de que algunos jugadores tienen actividad exclusiva en blitz.
3.       Meditar acerca de la importancia y necesidad real del título de Maestro Nacional, puesto que si se asume que es un título de mérito debemos optar por subir el rating para obtenerlo o bajar el piso del rating nacional para conservar su valor (ver punto uno).
4.       Mantener los torneos clasificatorios de categoría en las asociaciones y grupos organizados, con un compromiso general de la comunidad ajedrecística nacional de llevar a cabo un número significativo de tales torneos. Según el punto uno, habría una categoría más, y según el punto once se realizarían con mayor facilidad estos torneos por requerir controles de tiempo más cortos.  Hay que recordar que los torneos clasificatorios tienen una importancia per se, y no únicamente por la realización o no de una final.
5.       Adelantar el calendario nacional de torneos, de tal manera que todos los campeonatos nacionales terminen con su gran final a más tardar en noviembre.
6.       Integrar a los Maestros Internacionales y otros ajedrecistas cercanos a las actividades de entrenamiento a procesos permanentes, remunerados y no remunerados, en las salas de ajedrez del Estadio Nacional.  Cursos, charlas, conferencias, actividades con periodistas, reuniones con dirigentes de otras organizaciones como el MEP e ICODER, etc. Las actividades pueden ser con selecciones nacionales o dirigidas al público en general. Lo importante es generar actividad, colmar horarios, y generar recursos. Este servidor se ofrece como uno de los posibles ajedrecistas que impartan cursos al público y/o hacerse cargo de una selección nacional de categorías menores por ejemplo sub12 o sub14, con sede en el Estadio Nacional.
7.       Promover la creación de literatura propia del ajedrez nacional.
8.       Reformar los reglamentos de selecciones nacionales para obligar a los jugadores a ser más activos y competitivos. Mi propuesta es exigir un mínimo de cuarenta partidas en el período de un año para ser elegible a la selección nacional.  Además, que el número de sembrados en la selección y clasificados al campeonato nacional siguiente por puesto en el campeonato nacional respectivo, se limite a los dos primeros lugares. Para los otros tres puestos de selección se aplicarán los parámetros establecidos.
9.       Crear una meta nacional, por ejemplo, volver a obtener el primer lugar de juegos centroamericanos para el año 2017. Tal meta no define quiénes van a participar en ese torneo por ser muy lejano y permite muchas acciones favorables para muchos ajedrecistas en el transcurso del tiempo.
10.   Convencer a asociaciones, grupos organizados y ajedrecistas de la necesidad de mayor número de torneos y participación.
11.   Afinar los tiempos requeridos para la realización de torneos con rating nacional, para promover ventajas a los organizadores y participantes de tal manera que se incentive la realización de mayor número de torneos.
12.   Crear una ideología de las ventajas de practicar el ajedrez, buscando convenios para becas, patrocinios etc. Tal idea la puede exponer mejor el MI Bernal González.
13.   Incursionar en el ajedrez como actividad para personas adultas y para personas adultas mayores, creando una estructura didáctica y competitiva acorde.
14.   Promover junto con Gobierno Digital, Ministerio de Educación, ICE, Presidencia de la República, Fundación Omar Dengo, etc. La organización de los Juegos Deportivos Estudiantiles de Ajedrez vía Internet. Puede ser sustituyendo el actual proceso lleno de desorden y poses personalistas, hasta desplantes contra la federación, por uno muy ordenado, perfectamente arbitrado y con un gran potencial de generar prestigio para la federación.
15.   Crear una comisión promotora de participación internacional, con la aclaración de la limitación de recursos.  Esta comisión podría tratar de coordinar con los ajedrecistas, padres de familia y posibles patrocinadores de manera realista pero no pesimista. La idea es sobre todo infundir en los posibles representantes nacionales la noción de que con tiempo y organización, todo es posible. Porque la limitación no es la falta de presupuesto, sino la indecisión de los propios ajedrecistas.
16.   Establecer una estructura real de entrenadores nacionales, en relación directa con las selecciones nacionales de todas las categorías. Aún con falta de entrenador, se debe exigir cierta actividad de entrenamiento coordinado de todos los seleccionados nacionales.  Incluso de la Selección Nacional Mayor y aunque sea una vez cada quince días al principio.
17.   Establecer una guía nacional básica de qué se debe pretender y qué no con los procesos de juegos nacionales y juegos estudiantiles.  Esto puede incluir niveles de juego y niveles de conocimientos teóricos por edad, pero no se limita a esto.
18.   Crear una página de internet realmente representativa del ajedrez nacional, una buena carta de presentación ante terceros, con el compromiso de los colaboradores de constancia y calidad de los trabajos más que de cantidad de escritos. La base a seguir sería como la que tiene chesscafe.com y un poco la informativa tipo chessbase.com. Esto no  significa la desaparición de otros esfuerzos privados de gran valor que hay en la actualidad.


Estoy seguro de que se me han quedado en el tintero algunas propuestas, y que además las presentadas no tienen una forma final.  Sin embargo, creo que lo conveniente es que exista un pequeño pero amplio grupo de personas que aporten argumentos y propuestas para afinar nuestra marcha.  Además, espero que esta discusión no se lleve mucho tiempo para ir llevando a la realidad acciones positivas.  En este grupo de personas que podrían aportar mucho se encuentran los miembros de las Selecciones Nacionales, los miembros de Junta Directiva y algunos ajedrecistas retirados o activos que tienen indiscutible prestigio, como Jaime Vaglio, Alexis Vargas, Eugenio Chinchilla, William Charpentier y por supuesto otros a quienes pido perdón pero no quiero hacer una lista exhaustiva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LIBRO "AJEDREZ EN GUATEMALA" DE HANS COHN

SOBRE LA REGLA DE "TOLERANCIA CERO"

JUEGOS DEPORTIVOS ESTUDIANTILES 2009