OPINIÓN: COMUNICADO DE MAURICIO ARIAS Y LEONARDO VALDÉS

Comunicado abierto de los MI Mauricio Arias y Leonardo Valdés
Indica Leonardo Valdés: ante las opiniones expresadas por los miembros de la Junta Directiva de la Federación, relativas al formato que desean para la Final Nacional Absoluta del 2011, expongo el criterio siguiente:

1) En primer lugar, no creo que sea conveniente imponer reglas y adecuar a sus ideas a las demás personas, sin tomar consulta y sin generar opinión; creyendo que sus ideas son las únicas y correctas, imponiendo autoritariamente lo que creen que es mejor sin ni siquiera consultar a los interesados. Creo que este era el error de la anterior Federación, pero el asunto no se ha resuelto.
2) El sistema de llaves es notoriamente injusto, porque no sirve para escoger a los mejores jugadores, porque tampoco exige que los jugadores se enfrenten contra los mismos oponentes estableciendo un desbalance de fuerzas, y finalmente porque en dos partidas cualquier cosa puede pasar, dejando de este modo, o aumentando así la probabilidad de que en el ajedrez medie más la suerte y no la habilidad. La creencia de que con esto, aumentando más la aleatoriedad del resultado, va a mejorar el nivel de juego de los que al final ganen no se sustenta en la lógica. Esto es igual en los demás deportes en que esto se aplica, que únicamente lo hacen así para mejorar los ratings de TV y el morbo del público, pero no se utilizan como medio de disputa sano para establecer al mejor jugador. En los casos en que esto se utiliza, los matches son a 7 juegos, o como mínimo a 4. Hemos de recordar que el ajedrez no es tennis, aunque también quieren uniformarnos. La historia avala esta posición. La FIDE renunció al sistema de llaves para crear al campeón del mundo, que fue en general desvalorizado no sólo por la opinión pública sino por los mismos jugadores que ganaban: al final ninguno de ellos demostró tener la fuerza de Carlsen, Kramnik o Kasparov desde luego. La FIDE creía que eso atraería la fuerza de la TV al ajedrez, que nos incorporaría al ciclo Olímpico: pero nada de eso sucedió. Lo que sucedió fue una época oscura donde había dos campeones mundiales, uno oficioso (el mejor jugador de verdad) y otro de papel (el que reconocía la Federación autoritaria). En síntesis, el sistema de llaves ya no se aplica en ningún país avanzado ajedrecísticamente, por la franca contradicción que esto produce en sus resultados.
3) Considero que es muy valioso el intento de renovar el plantel de jugadores de la Selección. Pero debe hacerse con buenos jugadores, y no con jugadores aleatorios. Y olvidan que el proceso de renovación debe apoyarse con mejores políticas, conseguir patrocinios para que los Juveniles puedan jugar los campeonatos mundiales de sus categorías (pero no ir a pasear), contratar de manera efectiva a buenos entrenadores luego de un proceso abierto y transparente. Pero ante todo, la Federación no está haciendo (de la comunidad ajedrecística para afuera) nada que involucre traer en concreto patrocinios. No se ha convocado a reunión para Juegos Centroamericanos, no se ha hablado de cómo se piensa enviar la delegación a la próxima Olimpiada que es muy pronto (en setiembre) y lo único que oímos son ideas para incrementar la suerte y la aleatoriedad.
Agrega Mauricio Arias: con respecto a lo que expresa Leonardo yo estoy de acuerdo, y agregaría lo siguiente:

1. Es necesario definir que modelo quieren lograr para el Ajedrez Nacional. El Campeonato Nacional debería encajar dentro de este modelo y no al revés. Hablar de que se esta buscando promover al Ajedrez Juvenil no tiene sentido si no hay un programa detrás que respalde esto. Hemos visto muchos casos de juveniles que han llegado a la Fase Final del Nacional pero que no han logrado establecerse dentro de la Elite. Facilitar el acceso a la final sin un proceso que de seguimiento a estos jugadores no tiene mayor sentido.
2. Se que se podría alegar que en este momento la Federación esta buscando implementar este tipo de proceso, sin embargo es evidente que la discusión se ha enfocado en como hacer el Campeonato Nacional, no en como apoyar a estos nuevos jugadores, simplemente no veo el mismo nivel de “compromiso intelectual” a este respecto. Lo primero debería ser definir como apoyar a estos jugadores, nombrar entrenadores que les den seguimiento, establecer un calendario acorde a estas metas y entonces, definir si modificar el formato del Campeonato Nacional nos va a ayudar en ese sentido. Caso contrario estaríamos hablando de un caso de prueba y error para ver si cambiando el formato de la final hacemos que nuestro ajedrez mejore. Además, considero que esto no debe ir en detrimento de los jugadores más fuertes del país. ¿Se esta dando por perdido lo hecho por los MI y nos estamos dirigiendo a un cambio total? ¿Donde encajamos nosotros en este proceso que se busca implementar a futuro?
3. El formato de llaves no me parece el más adecuado para una final. Creo que todos estamos de acuerdo en que el sistema más justo es un todos contra todos (aunque acepto que otros sistemas podrían tener más impacto en atraer patrocinadores, pero una vez más el torneo debe ser realizado con base a lo que buscamos para el ajedrez nacional). Un sistema de llaves a dos rondas se presta para accidentes en los que como hablaba con Valdes, incluso el Campeón Nacional podría quedar fuera de la Selección. No creo que sea una cuestión de decir nada más “si quedaste fuera que lastima”. Es ver lo nocivo que podría ser esto para una selección nacional. Pero esta no es mi principal preocupación contra este sistema. Mi principal preocupación es la siguiente.
4. “Un sistema de llaves con 64 Jugadores fomenta la mediocridad”. En este momento tengo serías dudas con respecto a lo que esta pasando con la elección de jugadores para el Campeonato Nacional. La diferencia de rating entre un jugador de terceras divisiones de base y uno de primeras divisiones es de al menos 400 puntos. La diferencia entre un jugador del calibre de Bernal y Valdes y uno de primeras de 2100 es de alrededor de 350 puntos de rating y si hablamos de un 2000 ustedes mismos pueden hacer el cálculo. Hablamos de más de dos categorias de diferencia. He visto a muchos jugadores estar conformes con su rating actual debido a que subir de elo no significa un incentivo real cuando se trata de decir “juego en primera división y por lo tanto soy uno de los mejores jugadores del país”. Estoy convencido de que si obliga a las personas a dar su máximo para alcanzar algo que consideran importante ellos van a superarse. Si le dices a los de primeras que solo jugadores de 2200 pueden jugar la fase final, les dices que ellos están en otra división y que si quieren ser de lo mejor del país deben llegar más lejos. Estoy seguro de que esto haría que muchos buscasen superar su actual estatus para estar a la misma altura que jugadores de 2200. Por el contrarió invitar a jugadores de segunda y tercera división no ayuda a fomentar la excelencia a través de un mayor esfuerzo. Que se invite al campeón juvenil y a la campeona femenina puedo aceptarlo pero que no promovamos la excelencia al fin y al cabo es otra una forma de fomentar la mediocridad.
5. La Federación parece estar produciendo muchas ideas pero no veo que estas estén ligadas a acciones que vallan a generar cambios reales. Además, como Valdes menciona, a casí un mes para los Centroamericanos no se nos ha convocado ni siquiera una vez a reunirnos y en cuanto a la Olimpiada deberíamos comenzar a planear la participación del Equipo Nacional.
6. Por último dentro un plan de trabajo que busque mejorar al ajedrez nacional debería contemplarse el incorporar a los MI en el proceso de mejora del Ajedrez Nacional. En todos mis años en el ajedrez de este país he visto como la Federación a subutilizado a los maestros internacionales en los procesos de formación. Por que no buscar que un Bernal, Valdes, Alexis, Mauricio Arias y Francisco Hernández (menciono a los MI más activos) se encarguen de las selecciones juveniles y femenina. Si ustedes incorporan a los MI, y buscan una remuneración para los mismos por sus servicios. Si unen sus contratos a un seguimiento de resultados y montamos un proceso serio estoy seguro de que en un par de años empezaríamos a notar un cambio en nuestro ajedrez. Cuando era un juvenil tuve un intercambio de ideas y compartí sesiones de entrenamiento con Bernal, Sergio Minero y Alexis Murillo. Creo que por esta razón hoy soy Campeón Nacional, mientras la mayoría de mis contemporáneos esta retirado o muy por debajo de mi nivel de juego. Los MI tienen experiencia y conocimientos que estamos dejando ir y que ninguna Federación a utilizado con propiedad anteriormente. Hoy la Federación actual tiene la oportunidad de cambiar esto.

Concluye Leonardo: agrego finalmente a lo expuesto por Mauricio, en lo cual estoy de acuerdo, que la Federación está confundiendo el término “proceso” con el de recambio forzado, no hay políticas claras como bien ya lo apuntó y esto lo hemos vivido todos con los desajustes, rencillas, juicios pendientes, y poca claridad con respecto al ICODER. ¿Por qué achacar el problema del ajedrez actual a los jugadores que sí nos esforzamos y hemos obtenidos títulos? ¿Es nuestra culpa realmente el problema de los puestos 70 que habla Ernesto –que en sí son meritorios- aunque pueden y deben mejorarse? ¿O es más bien culpa de los dirigentes, de la gente que está tomando las decisiones? Creo que la respuesta es clara, y por ello externamos este comunicado. Al menos esta es nuestra posición.

MI Mauricio Arias – Campeón Nacional Absoluto 2009-

MI Leonardo Valdés –Subcampeón Nacional Absoluto 2009-

Comentarios

Entradas populares de este blog

LIBRO "AJEDREZ EN GUATEMALA" DE HANS COHN

SOBRE LA REGLA DE "TOLERANCIA CERO"

JUEGOS DEPORTIVOS ESTUDIANTILES 2009