ALGO MÁS SOBRE LO MISMO DE SIEMPRE

En una interesante exposición, Mauricio Castro defiende el sistema de llaves como solución al problema de los patrocinios, en el Campeonato Nacional Absoluto.
El señor Carlos Minero en otra interesante exposición llama la atención sobre el trato que se debe dar a la prensa, punto al cual da mayor importancia que al sistema de juego que se utilice en el Campeonato.
Desde aquí, he intentado defender otro punto, que se trata de llegar a acuerdos para establecer ciertas políticas en otros ámbitos de la organización que puedan llevar a resultados positivos.
En cierta forma, Castro tiene razón, hay que cambiar la forma de hacer las cosas porque si no siempre tendremos los mismos resultados.  Quizá en lo que no hemos llegado a un acuerdo es en definir qué es lo que estamos haciendo siempre igual con resultados poco convenientes.
En el método científico, se miden las consecuencias de hacer cambios en una variable, dejando las demás condiciones iguales.  Si todas las condiciones cambian, no se puede medir el impacto sobre el todo de una variable.
En ese sentido, si hemos intentado cambiar el formato del Campeonato Nacional Absoluto y obtenemos los mismos resultados, parecería obvio que lo que se necesita es dejar un formato estable y cambiar entonces otra variable.
En general, esto es válido para otros ámbitos.  Se han hecho intentos de poner a funcionar comisiones, pero en el pasado se han mantenido bajo un control estricto por parte de la Junta Directiva.  Eso no ha funcionado y no por ello debe llegarse a la conclusión de que las comisiones no sirven.  Si las comisiones trabajan con un mayor margen de autonomía (no por ello sin control), podría llegarse a otros resultados y luego nos daríamos cuenta si son positivos o no.
Por otro lado, no debemos perder la perspectiva de que cualquiera que sea el formato de un Campeonato Nacional, lo que buscamos es que cada año tengamos un Campeón.  Y lo ideal, es que el Campeón sea el mejor, aunque eso sea tan sólo por un año.  Con el Campeonato Nacional también se busca el nombramiento de la Selección Nacional, los mejores jugadores para representar al país, aunque eso sea hasta cierto punto simbólico por falta de torneos donde la selección participe.  La estabilidad de un sistema también contribuye a que todos conozcan las condiciones sobre las cuales compiten, desde los principiantes hasta los más avanzados.  Si se cuenta con un sistema funcional para llegar a estos objetivos, entonces no tenemos por qué cambiar el formato del Campeonato Nacional.
Luego, si se buscan patrocinadores, quizás hay que buscar nuevas fórmulas.  Por mencionar una, torneos aparte del Campeonato Nacional que puedan ser muy atractivos y aquí las opciones las dejo abiertas.
Y si los posibles patrocinadores cierran las puertas, quizás hay que cambiar la manera de pedir, la manera de proponer.
En conversaciones con un funcionario del ICODER durante los últimos Juegos Deportivos Nacionales, este me hizo ver que existe la posibilidad de que el calendario de competición (en conjunto) debe ser menos dependiente de la existencia de Asociaciones y dejar en estas únicamente el ámbito político (nombramiento de Junta Directiva, por ejemplo).  Yo siempre me he opuesto a esa idea, pero no puedo negar que sus argumentos me obligaron a realizar una reflexión acerca de que esa posibilidad pueda tener consecuencias positivas.
Por ejemplo, según Arpard Elo los jugadores más avanzados en una lista de escalafón Elo (Primera Categoría y Maestros), representan alrededor del uno por ciento.  En Costa Rica ese segmento ya casi va a llegar al diez por ciento.  Eso quiere decir que en la práctica, el diseño tiene alguna falla que hay que corregir.  Algunos proponen que esa falla se corrija aumentando el Elo mínimo para considerar a un jugador como perteneciente a la Primera Categoría.  Yo me inclinaría a pensar en las fórmulas que permitan aumentar la cantidad de jugadores de tercera categoría (quienes son al final, los principales "consumidores de ajedrez").  El funcionario del ICODER mencionó la posibilidad de que se abra a grupos organizados, sin ser asociaciones, la posibilidad de competir.  Él hablaba del caso del tenis de mesa, pero haciendo una analogía con el ajedrez sería algo así como abrir la posibilidad de que los grupos organizados (otro día definiremos qué son) puedan organizar torneos de terceras y de segundas.  Eso choca con mi estructurada mente formada en el Derecho, pero ¿y si por ahí puede caminar la procesión?
¿Será que el enorme esfuerzo que hace una Federación para hacer Campeonatos Nacionales Absolutos debe trasladarse a Juegos Estudiantiles?  Y así surgen decenas de posibilidades que son de base, no tienen el efecto mediático de cuatro maestros jugando en un gimnasio con cámaras de televisión y hordas de periodistas (por cierto sin el título de Campeón Nacional en juego).
Por otro lado, volviendo al Campeonato Nacional Absoluto, a finales de los años ochentas se hacían más o menos como siempre, pero un señor llamado Miguel Arce consiguió que varios años consecutivos la firma Xerox los patrocinara con importantes montos.  Hasta donde sé, Arce ganaba una comisión y realizaba un trabajo fenomenal con la prensa.  De un momento a otro, la Junta Directiva (de la FECODA en ese tiempo) quizo sacar al "intermediario" del escenario y por supuesto se perdió el patrocinio.
Así que también puede ser que Carlos Minero tenga razón cuando propone que debe reconocerse la necesidad de pagar por buscar los patrocinios de los torneos.  Algo que debe reglamentarse, ante todo para darle seguridad jurídica a quienes realicen esa labor.
Otra propuesta para no hacer lo mismo de siempre, es que ciertos torneos que pertenecen al calendario de los próximos años salgan a concurso de inmediato y se asignen sedes lo más pronto posible.  Buscar patrocinios y condiciones favorables para los jugadores también es un asunto de tiempo.  Por ejemplo, los campeonatos de Categorías Menores del año 2011 y 2012 ya se podrían empezar a organizar.
Todos hemos oído acerca de la posibilidad de que el Campeonato Nacional por Equipos cambie de formato.  Eso ha sido un tema que se menciona con cierta frecuencia desde hace al menos diez años.  Pero no se ha llegado a nada, porque se ha perdido la energía en otros asuntos. ¿Es aquí donde podría empezar el cambio anhelado?
Queda entonces demostrado que Castro tiene razón, hay que dejar de hacer algunas cosas como ha sido costumbre, la discusión de fondo busca establecer cuáles deben cambiar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

LIBRO "AJEDREZ EN GUATEMALA" DE HANS COHN

SOBRE LA REGLA DE "TOLERANCIA CERO"

CAMPEONATO MUNDIAL JUVENIL ATENAS 2012 IN SITU