lunes, 30 de noviembre de 2009

JUDIT POLGAR: CHAPEAU BAS!



Judit Polgar con George W. Bush
(Fotografía tomada de la página oficial de Judit Polgar con fines ilustrativos)

Polgar,Ju (2680) - Gelfand,B (2758) [C24]
COPA MUNDIAL Khanty-Mansiysk RUSIA (3.2) 28.11.2009
COMENTARISTA:  Alexis Murillo Tsijli, Maestro Internacional de Ajedrez


1.e4 e5 2.Ac4!? Diagrama





Judit Polgar perdió la primera partida, con negras, de este mini match de dos partidas. Eso la puso en una situación incómoda, ya que en esta partida estaba obligada a ganar con blancas para ir al desempate. Es siempre difícil escoger una apertura que sea adecuada a este tipo de circunstancias. Judit es una jugadora extra clase, pero también Gelfand lo es. Y sucede algo curioso: si la partida se gana, entonces se dirá que la apertura fue bien escogida y si no se gana se dirá lo contrario. A pesar de que las aperturas tienen mucha importancia, a veces pasamos por alto que hay otros momentos de gran importancia y que a veces no fue precisamente el tema de apertura el que decidió el resultado. Cuando Lásker utilizó la "tabloide" variante del cambio de la española en una famosa partida contra Capablanca, se consideró una genialidad psicológica porque ganó (aunque si se ve la partida bien, nos damos cuenta que pudo ser un grave error). Ivanchuk perdió en este mismo torneo de Khanty Mansiysk contra So la primera partida y jugó con negras la defensa eslava, dando así oportunidad a su adversario de jugar a tablas. Probablemente quería repetir la idea psicológica de Lásker, pero no tuvo éxito, y por eso se le ha criticado su elección. En el caso que nos ocupa de esta partida ¿por qué Judit escoge una apertura que no tiene reputación de dar alguna ventaja a las blancas? En este caso particular, bien pudo pensar que lo que necesitaba era una apertura que mantuviera viva la lucha sin perder cierta flexibilidad. Eso es discutible por las posibles trasposiciones a otras aperturas. Quizás el asunto sea más sencillo de explicar: ella es madre de dos niños y en los últimos años no ha estado tan activa como podría desearse. Probablemente no quería una discusión teórica de las grandes variantes contra un fuerte jugador de laboratorio como es Gelfand. Esto no excluye la posibilidad de que Judit de verdad traía preparado algo en alguna de las variantes italianas. Todo es un tal vez.

2...Cf6 Según todos los teóricos, lo mejor.

[Según la enciclopedia, también 2...Ac5 lleva a la igualdad de oportunidades. Aquí es interesante el Gambito Mac Donnell, 3.b4!? (Probablemente lo mejor sea llevar el juego a otras aperturas abiertas con 3.Cf3 ; o 3.Cc3 ; sin olvidar que son interesantes las complicaciones tras 3.Dg4 ; y tras 3.Dh5 ; La directa 3.c3 Cf6 4.d4 ed4 5.e5 d5 6.ef6 dc4 7.Dh5 0-0 8.Dc5 Te8 9.Ce2 d3 10.Ae3 de2 11.Cd2 Ca6 12.Dc4 Df6 se presenta como la variante principal en la enciclopedia, según el analista Pratt con juego igualado, pero no lo puedo creer: luego de un artificioso juego táctico de apertura, las blancas no pueden enrocar todavía y las negras se podrán apoderar de las columnas centrales y del punto d3 con cierta rapidez. Típico juego de apertura abierta: mucha intensidad inicial pero las blancas no sacan nada de provecho.) 3...Ab4 4.f4!? (La enciclopedia sólo ofrece la posibilidad 4.c3!? Aa5 y ahora a juego complejo llevan 5.d4 (y 5.f4 ) ) y según Pánov y Estrín lo mejor para las negras es continuar 4...d5! 5.ed5 ef4; No es bueno 2...c6?! por 3.d4; Tampoco 2...f5?! 3.d3 Cf6 4.f4! d6 5.Cf3; La continuación 2...Cc6 con frecuencia se traduce en el paso a otra apertura abierta.]

 3.d3

[El intento de pasar a una especie de gambito de rey con 3.f4?! no tiene en la actualidad prestigio, aunque quizás no se ha dicho todo sobre esta variante.; Se considera insuficiente tambien a 3.Cc3 por 3...Ce4!; Es de cierto interés, aunque no se prefiere, la posibilidad 3.d4 aunque es la única posibilidad que presentan los teóricos Pánov y Estrín como principal. El juego podría seguir líneas como 3...ed4 4.Cf3 (si 4.Dd4 sigue 4...Cc6; y si 4.e5 d5 5.Ab5 Ad7!) 4...d5 (o bien 4...Ce4 ; 4...Cc6; 4...Ac5) ]

3...c6 Diagrama




[Gelfand sigue la recomendación de Alekhine, que según la teoría es la mejor variante para lograr igualdad. También es posible perfectamente 3...Cc6 tras lo cual si las blancas juegan 4.Cc3 se llega a una apertura vienesa. (4.Cf3 lleva a una italiana defensa de los dos caballos.) ; La prematura 3...d5? 4.ed5 Cd5 5.Cf3 Cc6 6.0-0 Ae7 7.Te1 Cb6 (a 7...f6 sigue 8.d4 según Pánov y Estrin) 8.Ab3 Ag4 9.h3 Ah5 10.g4 Ag6 11.Ce5 Ce5 12.Te5 0-0 13.Cc3 ofrece gran ventaja a las blancas, Dolmatov - Chekhov, Campeonato de la Unión Soviética 1980-81.]

4.De2!?

Judit Polgar juega la variante vieja, la que ofrecen Pánov y Estrin como principal, pero que no tiene gran prestigio en la actualidad (por lo menos hasta hace un par de días). ¿Estamos frente a alguna especie de preparación teórica? [Pánov y Estrin dicen que tras 4.f4 ef4 5.Af4 d5 las negras igualan más o menos las posibilidades.; La enciclopedia prefiere 4.Cf3 Ae7 (o bien 4...d5 5.Ab3 Ad6! 6.Cc3 de4 7.Cg5 0-0 8.Cce4 Ce4 9.Ce4 Af5 10.Df3 Ae4 11.de4 Cd7 12.c3 a5 13.a4 Cc5 14.Ac2 b5 15.0-0 Dc7 16.Td1 Tab8 17.ab5 cb5 18.g3 b4 19.cb4 Tb4 20.Ad2 Tb2 tablas, Adams - Kramnik, Tilburgo 1998) 5.0-0 d6 6.Ab3 0-0 7.c3 Ag4 8.Cbd2 Cbd7 9.h3 Ah5 10.Te1 Cc5 11.Ac2 Ce6 12.Cf1 Cd7 13.Cg3 Af3 14.Df3 g6 15.Ae3 Ag5 16.Tad1 Ae3 17.De3 Gélfand - Yusúpov, Munich 1994, y ahora Yusúpov recomienda 17...Db6 18.Db6 ab6 19.a3 b5 con igualdad.]

4...Ae7

[La idea de la continuación escogida por Judit es desalentar a las negras de jugar 4...d5?! por 5.ed5 cd5 6.De5 a pesar de que, como tantas veces sucede en las aperturas abiertas, esto pueda iniciar un gambito con 6...Ae7]

5.Cf3

[Según Pánov y Estrín es preferible 5.f4 aunque las negras sacan ventaja con 5...d5 6.ed5 (6.fe5 Ce4) 6...ef4 7.Af4 0-0! según ellos mismos.]

5...0-0

[Gélfand sigue la enciclopedia. Pánov y Estrin dicen que lo mejor es 5...d5! ]

6.Ab3 Diagrama




6...d6

[Gélfand utiliza la variante más frecuente en la práctica, aunque la enciclopedia sólo ofrece la agresiva 6...d5 7.0-0 Ag4 8.h3 Ah5 (También se ha jugado 8...Af3 aunque no está en la enciclopedia: 9.Df3 Ca6 10.ed5 Cd5 11.Te1 Af6 12.Cd2 Cc5 13.Ce4 Cb3 14.ab3 Ae7 15.Cg3 f6 16.Ta4 g6 17.h4 f5 18.Ah6 Tf7 19.Te5 Af6 20.Te2 b5 21.Ta1 Ab2 22.Tae1 Ac3 23.Ag5 Df8 24.Td1 a5 25.Te6 Dc8 26.De2 f4 27.Cf1 Ce3 28.Te3 fe3 29.De3 Dg4 30.f3 Dd4 31.Cg3 a4 32.Ce2 De3 33.Ae3 Ab2 34.Cc1 Af6 35.g3 a3 36.Ca2 Te7 37.Rf2 Tae8 38.Ah6 Te2 39.Rf1 Tc2 40.Td2 Tb2 0-1 Rathore,S - Sasikiran,K Nagpur 1999) 9.Cbd2 Cbd7 10.c3 Te8 11.Td1 Ad6 12.Cf1 Cc5 13.Cg3 Ag6 14.Ac2 Ce6 (la enciclopedia se detiene aquí indicando que las negras han igualado el juego) 15.Cf5 Af5 16.ef5 Cf4 17.Df1 e4 18.de4 Ce4 19.c4 Cg3 20.fg3 Ce2 21.Rh2 Ag3 22.Rh1 Ac7 23.Df2 Cg3 24.Rg1 Te2 25.Dd4 Tc2 26.Dd3 Ab6 27.Rh2 Dd6 28.Dc2 Cf1 29.Rh1 Dh2 0-1 Ubilava,E-Gulko,B Batumi 1969; Otra continuación que se ha usado es 6...Te8 7.0-0 (7.Cbd2 d6 8.0-0 Cbd7?? 9.Af7! Rf7 10.Cg5 Rg8 11.Ce6 Db6 12.Cc4 Ad8 (12...Db4 13.Ad2 Da4 14.b3 Db5 15.a4 Da6 16.Cc7; 12...Db5 13.a4) 13.Cb6+- aunque más tarde quedó tablas, 1/2-1/2 Hosticka,F - Reznicek,T Chechia 1997) 7...Af8 8.Ag5?! Ca6 9.Cbd2 Cc5 10.c3 Cb3 11.ab3 d5 12.h3 h6 13.Ah4 Dd6 14.Ch2 g6 15.Af6 Df6 16.De3 h5 17.d4 Ad6 18.de5 De5 19.Chf3 Dg7 20.Dd3 Ac7 21.ed5 Td8 22.De3 Ab6 23.De7 Td5 24.Ce4 Ad8 25.De8 Df8 26.Df8 Rf8 27.c4 Td7 28.Tfd1 Ae7 29.Ce5 Td1 30.Td1 Af5 31.f3 f6 32.Cd7 Rf7 33.Cdc5 b6 34.Cd3 Td8 35.Rf2 Ae6 36.Re2 g5 37.Ta1 Td7 38.g4 Tc7 39.Td1 f5 40.Ce5 Rg7 41.gf5 Af5 42.Tg1 Af6 43.Cd6 Ae5 44.Cf5 Rf6 45.Cg3 Ag3 46.Tg3 Te7 47.Rf2 Td7 48.Re2 Rf5 49.Tg1 Rf4 50.Tc1 Te7 51.Rf2 Te3 52.Tc3 Tc3 53.bc3 a5 54.Rg2 h4 55.Rf2 c5 0-1 Ljubicic,F - Saric,A Bosnjaci 2004; Y también se encuentra 6...Dc7 7.0-0 Te8 (7...d6 8.Td1 Ca6 9.c3 Cc5 10.Ac2 Ag4 11.h3 Af3 12.Df3 d5 13.Ae3 de4 14.de4 Tad8 15.Cd2 Td7 16.Cf1 Ce6 17.Ab3 c5 18.Td7 Cd7 19.Cg3 c4 20.Cf5 Af6 21.Ac2 g6 22.Ch6 Rh8 23.Td1 Ag7 24.Cf7 Rg8 25.Ch6 Rh8 26.Cf7 Rg8 27.Ch6 Rh8 28.Dg4 Cdc5 29.De2 Cf4 30.Dc4 Ah6 31.Dc5 Dg7 32.Rh1 g5 33.Aa4 b6 34.Dc6 g4 35.Td7 Dg5 36.g3 gh3 37.Dc7 Dg6 38.De5 Ag7 39.Dg7 Dg7 40.Tg7 Rg7 41.Af4 a6 42.Ac6 b5 43.Rh2 Td8 44.Ae5 Rg6 45.Ad5 Te8 46.f4 h5 47.Rh3 1-0 Arutyunova,D - Lagno,E Kiev 1999) 8.Cc3 Ca6 9.Cg5 Tf8 10.f4 d6 11.fe5 (11.a3!? Cc5 12.Aa2) 11...de5 12.d4?! Ag4 13.De1 h6 14.de5 hg5 15.ef6 Af6 16.h3 Ah5 17.e5 Tae8 18.e6 Cc5 19.ef7 Af7 20.Af7 Df7 21.Ae3 Ce4 22.Ce4 Te4 23.Dd2 De7 24.Tae1 Td8 25.Df2 b6 26.c3 De6 27.Df5 Df5 28.Tf5 g4 29.Tf4 Te3 30.Te3 Ag5 31.Tee4 Af4 32.Tf4 g3 33.Td4 Td4 34.cd4 Rf7 35.Rf1 Re6 36.Re2 Rd5 37.Rd3 b5 38.b3 a5 39.Re3 c5 40.dc5 Rc5 41.Rd3 Rb4 42.Rc2 a4 43.Rb2 ab3 44.ab3 g5 45.Rc2 Ra3 46.Rc3 Ra2 47.Rb4 Rb2 48.Rb5 Rb3 49.Rc5 Rc3 50.Rd5 Rd3 51.Re5 Re3 0-1 Ivanov,A - Varavin,V Tbilisi 1985]

7.0-0 Diagrama



[Por lo visto, a ninguno de los jugadores les ha tomado por sorpresa la variante de apertura. Gélfand debía estar preparado contra otras posibilidades como 7.Cbd2 Cbd7 (7...Ae6 8.Cf1 Ab3 9.ab3 Cbd7 10.Cg3 Te8 11.0-0 d5 12.Ad2 Dc7 13.h3 Cf8 14.Cf5 Cg6 15.Ch2 a6 16.Ag5 Ad8 17.h4 Dd7 18.Cg4 Cg4 19.Dg4 Ag5 20.Ch6 gh6 21.Dd7 Ah4 22.ed5 cd5 23.Dd5 Te6 24.Ta4 1-0 Agasieva,F - Avdeeva,Y Bakú 2001) 8.c3 Cc5 9.Ac2 Te8 (9...Dc7 10.d4 Ce6 11.g3 Cd7 12.0-0 Af6 13.d5 Cg5 14.h4 Cf3 15.Cf3 Cb6 16.Rg2 Ae7 17.Ag5 cd5 18.ed5 f5 19.Ae7 De7 20.Cg5 Rh8 21.Tad1 h6 22.f4 e4 23.Dh5 Df6 24.Ab3 Ad7 25.Th1 a5 26.a3 Ca4 27.Aa4 Aa4 28.Td4 Ad7 29.De2 b5 30.Ch3 Tfb8 31.Ta1 Ae8 32.Cf2 Ag6 33.Cd1 Df7 34.Ce3 Ah5 35.Dd2 Af3 36.Rf2 Df6 37.Cc2 Tg8 38.a4 g5 39.fg5 hg5 40.hg5 Tg5 41.Tg1 Tag8 42.Re1 f4 43.Dh2 Th5 44.Df2 Tg3 45.Tg3 fg3 46.Dg3 Dh6 0-1 Aschenbrenner,R - Schreiner,P Aschach 2008) 10.Cb3 Ce6 11.d4 ed4 12.cd4 d5 13.e5 Ch5 14.g3 a5 15.Ae3 g6 16.Td1 b6 17.Cc1 f5 18.ef6 Ab4 19.Rf1 Df6 20.Rg2 Ad6 21.Dd2 Ab4 22.De2 Ad6 23.Dd2 Tf8 24.Cg1 Cef4 25.gf4 Cf4 26.Af4 Af4 27.De1 Ac1 0-1 Van der Wiel,J - Schussler,H Bochum 1981; Y también contra 7.c3 Cbd7 (7...Ae6 8.Ae6 fe6 9.d4 ed4 10.cd4 d5 11.e5 Cfd7 12.0-0 c5 13.dc5 Ac5 14.Cbd2 Cc6 15.Cb3 Ab6 16.Ae3 De8 17.Ab6 ab6 18.Cbd4 Ta4 19.Dd1 Ta8 20.Te1 Cc5 21.a3 Dg6 22.Te3 Tf4 23.Cc6 bc6 24.Cd4 Taf8 25.f3 Th4 26.Tc3 Dh5 27.h3 De5 28.Cc6 Dd6 29.De1 Th5 30.Cb4 d4 31.Tc2 e5 32.Te2 Tg5 33.Rh1 De6 34.Rh2 Rh8 35.Td1 Df5 36.Dh4 h6 37.Tde1 Df6 38.Rh1 Dg6 39.Td2 Tf4 40.Df2 Rh7 41.Cd5 Tf7 42.De2 Td7 43.Cb4 e4 44.fe4 Te5 45.Dd1 Te4 46.Tf1 d3 47.Df3 Tee7 48.Cd5 Tf7 49.Cf4 Df5 50.Rg1 Td4 51.Ce6 Df3 52.Tf3 Tf3 53.Cd4 Te3 54.Cf5 0-1 Kotan,L - Balogh,T Kaskady 2002; 7...a5 8.Cbd2 a4 9.Ac2 c5 10.0-0 Cc6 11.Te1 h6 12.a3 Ch7 13.b4 ab3 14.Ab3 Rh8 15.Cf1 Cg5 16.Ad5 Ag4 17.Ag5 Ag5 18.Teb1 Dc7 19.h3 Af3 20.Df3 Ta7 21.g3 Tfa8 22.h4 Af6 23.Ce3 Tf8 24.Tb3 Ad8 25.Tab1 g6 26.h5 Rg7 27.Dg4 Af6 28.Rg2 Ca5 29.Tb6 Ta6 30.Tb7 Cb7 31.Tb7 Db7 32.Ab7 Ta3 33.Cf5 Rh7 34.Cd6 Tc3 35.Cf7 gh5 36.Dh5 Td3 37.Ch6 c4 38.Cg4 Rg7 39.Dh6 Rg8 40.Cf6 Rf7 41.Ad5 1-0 Hort,V - Vul,A Hoogeveen 2006; 7...Ag4 8.0-0 Cbd7 9.Cbd2 Cc5 10.Ac2 Ce6 11.Te1 Cd7 12.h3 Ah5 13.Cf1 Cg5 14.Ag5 Ag5 15.Cg3 Ag6 16.Cg5 Dg5 17.Tad1 Tfe8 18.Dg4 Dd8 19.h4 Cf6 20.Df3 h5 21.Cf5 Cg4 22.g3 Te6 23.d4 Tf6 24.de5 Ce5 25.De2 Rh8 26.Rg2 Dc7 27.f3 Te8 28.Cd4 c5 29.Cf5 Cd7 30.Dd2 Tee6 31.Ce3 Cb6 32.Ab3 Te8 33.Ac2 Tfe6 34.Ab3 c4 35.Ac2 Cd7 36.Dd4 b5 37.Cd5 Db7 38.Cf4 Tf6 39.Cd5 Tfe6 40.Td2 Ce5 41.Tde2 a5 42.Cf4 Tf6 43.Cg6 Tg6 44.f4 Cc6 45.Dd5 Tge6 46.Dh5 Th6 47.Dd5 The6 48.Rh2 Db6 49.Dh5 Rg8 50.e5 g6 51.Dg5 de5 52.f5 Td6 53.fg6 f6 54.Dg4 Rg7 55.Tf1 Ce7 56.Te5 fe5 57.Tf7 Rg8 58.Dh5 Td2 59.Rh3 De6 60.Af5 Df7 61.gf7 1-0 Nestorovic,L - Vukovic,L Belgrado 2008) 8.h3 Te8 9.Cg5 d5 10.Cd2 Cc5 11.Ac2 de4 12.de4 h6 13.Cgf3 Dc7 14.Cf1 b6 15.g4 Aa6 16.c4 Ce6 17.Cg3 b5 18.b3 bc4 19.bc4 Da5 20.Ad2 Ab4 21.0-0 Ad2 22.Dd2 Dd2 23.Cd2 Tad8 24.Tfd1 Cf4 25.Rh2 Cd3 26.Cgf1 Cf2 27.Tdb1 Td4 28.Tb4 C2e4 29.Ta4 Cd2 30.Ta6 Cf1 0-1 Smith,B - Kaufman,L Filadelfia 1999]

7...Cbd7

[Por su parte, Judit debía estar preparada contra otras continuaciones, que se encuentran en la práctica como se detalla a continuación: 7...h6 8.c3 Te8 9.Te1 Af8 10.Cbd2 Cbd7 11.Cf1 Cc5 12.Ac2 a5 13.h3 b5 14.C3h2 d5 15.Df3 g6 16.Ce3 Ag7 17.Ceg4 Cg4 18.hg4 Ce6 19.g3 d4 20.Ad2 dc3 21.bc3 c5 22.Ae3 a4 23.a3 Da5 24.Ad2 Cd4 25.Dd1 Cc2 26.Dc2 Da6 27.Dc1 g5 28.Ae3 Dc6 29.f3 Td8 30.Td1 Ae6 31.Td2 Td7 32.Df1 Tad8 33.De2 Ab3 34.Cf1 Td6 35.Af2 c4 36.d4 ed4 37.e5 d3 38.De3 Te6 39.f4 f6 40.Ch2 fe5 41.fg5 hg5 42.Dg5 Tf8 43.Ae3 Th6 44.Tf2 Tf2 45.Af2 Dd6 46.Dd2 Th2 0-1 Dankert,P - Knezevic,M Porz 1982; 7...Ag4 8.h3 Ah5 (8...Af3 9.Df3 Cbd7 10.Ae3 Cc5 11.Cc3 Ce6 12.Tad1 h6 13.Dg3 Ch5 14.Dg4 Cf6 15.Dg3 Ch5 16.Dg4 Cf6 17.Dg3 Ch5 1/2-1/2 Wang Rui - Bu Xiangzhi HeiBei 2001) 9.g4 Ag6 10.Cc3 Cbd7 11.Ae3 b5 12.a3 a5 13.a4 b4 14.Cb1 d5 15.ed5 Cd5 16.Ch2 Te8 17.Cd2 Cc5 18.Ac5 Ac5 19.Ce4 Ad4 20.Tab1 Cf4 21.Df3 Dh4 22.Cd6 Tf8 23.Dc6 Ta6 0-1 Ostradicky,D - Dlabik,J Prievidza 1998 Aunque algunas de las partidas de referencia no son realmente de alta calidad, si son buenos ejemplos de la posibilidad de contar con una lucha llena de ideas y oportunidades para ambos bandos.]

8.c3 Diagrama








8...a5N

[8...b5 9.Td1 Ab7 10.Cbd2 Te8 11.Cf1 Af8 12.h3 Dc7 13.Ag5 h6 14.Ah4 g6 15.Ac2 Ag7 16.Ag3 Cc5 17.Ah2 Ce6 18.Ab3 Ch5 19.Ae6 Te6 20.d4 Cf6 21.de5 de5 22.a4 a6 23.C1d2 Cd7 24.Cb3 Te7 1/2-1/2 Tolnai,T - Ivanchuk,V Debrecen 1988; 8...Te8 9.Te1 (9.Ae3 Cf8 10.Cbd2 Cg6 11.d4 h6 12.de5 de5 13.h3 Af8 14.Ce1 Ae6 15.Cd3 Dc7 16.Ae6 Te6 17.a4 Td8 18.Tfd1 c5 19.f3 c4 20.Cb4 a5 21.Cc2 Tc6 22.Cf1 Td1 23.Td1 Ch5 24.g3 Dc8 25.Rh2 Ac5 26.Dd2 Td6 27.De2 Tc6 28.Dd2 Td6 1/2-1/2 Alavi Moghaddam,S - Mareco,S Erevan 2006) 9...Af8 (9...h6 10.Cbd2 d5 11.Cf1 Af8 12.Cg3 Dc7 13.Ac2 de4 14.de4 a5 15.b3 Cc5 16.h3 b6 17.Ch2 Aa6 18.Df3 Ch7 19.Cf5 Tad8 20.Dg3 Rh8 21.Cg4 Ad3 22.Ad3 1/2-1/2 Goreskul,A - Karlovich,A Dnipropetrovsk 2000; 9...Cf8 10.Cbd2 Cg6 11.Cf1 Ae6 12.Ae6 fe6 13.d4 ed4 14.cd4 Cd7 15.Cg3 Af6 16.Ad2 Tc8 17.Ch5 e5 18.Dc4 Rh8 19.Ac3 ed4 20.Cd4 d5 21.ed5 Te1 22.Te1 Cb6 23.Dd3 Cd5 24.Ce6 Dd7 25.Chg7 Rg8 26.Cf5 h5 27.Af6 Cf6 28.Cd6 Rh7 29.Cc5 1-0 Paehtz,E - Molchanova,T Dagomys 2008) 10.Cbd2 a5 11.a4 d5 12.Cf1 Cc5 13.Ac2 de4 14.de4 b6 15.Td1 Dc7 16.Ag5 Aa6 17.De1 Ch5 18.g3 h6 19.Ae3 Cf6 20.Ac5 Ac5 21.h3 Ac8 22.Rg2 Ae6 23.De2 Dc8 24.Cg1 g6 25.Cd2 Rg7 26.Ab3 Ad7 27.Ac4 Tb8 28.Cb3 Af8 29.Ad3 Ch7 30.Aa6 Dc7 31.Ad3 Cg5 32.h4 Ch7 33.f3 Ae7 34.Ch3 Cf8 35.Cf2 Ce6 36.Ac2 Ac8 37.Th1 Td8 38.Cg4 Cc5 39.Cc5 Ac5 40.h5 Aa6 41.De1 g5 42.Td1 Td1 43.Dd1 b5 44.ab5 cb5 45.De2 Ac8 46.Ab3 b4 47.Tc1 De7 48.Dc2 bc3 49.bc3 Ad7 50.Ta1 Aa3 51.Rh3 Dc5 52.Aa4 Ae6 53.Tb1 Tb1 54.Db1 Dc3 55.Dd1 Ac5 56.Ad7 Dd4 57.Dd4 Ad4 58.Aa4 f6 59.Rg2 Af7 60.Cf2 0-1 Martinovic,S - Ziatdinov,R Dieren 1990; 8...Cc5 9.Ac2 Ag4 (9...Te8 10.h3 Af8 11.Te1 a5 12.Cbd2 b5 13.Dd1 Ab7 14.d4 ed4 15.cd4 Ce6 16.a4 Db6 17.e5 de5 18.de5 Cd5 19.Ce4 Tad8 20.Cfg5 h6 21.Cf7 Rf7 22.Dh5 Re7 23.Cd6 Rd7 24.Ce8 Te8 25.Ag6 Td8 26.Af5 Re7 27.Dg4 Ac8 28.h4 Rf7 29.Dg6 Re7 30.Te4 Te8 31.Tg4 Cd4 32.Ac8 Tc8 33.De4 Ce6 34.Tg6 Ta8 35.Ae3 Ce3 36.fe3 Ta6 37.Tf1 Dd8 1-0 Antonio,R - Purnama,T Ciudad Ho Chi Minh 2003) 10.h3 Ah5 11.d4 ed4 12.cd4 Ce6 13.g4 Ag6 14.Cc3 Te8 15.d5 Cc5 16.dc6 bc6 17.Cd4 Db6 18.Cf5 Af8 19.Df3 Tad8 20.Tb1 d5 21.ed5 cd5 22.Ag5 Cce4 23.Ae3 Db7 24.Aa4 Cd7 25.Df4 Te6 26.Tfd1 Cb6 27.Ab3 Cc5 28.Ac2 Tee8 29.b4 Ce6 30.Df3 Dc8 31.Ab6 ab6 32.Aa4 Cg5 33.Dd3 Te5 34.f4 Tf5 35.gf5 Af5 36.Dg3 Ab1 37.fg5 Af5 38.Cd5 Da8 39.Ab3 Ae6 40.Cc7 Td1 41.Ad1 Da2 42.Ce6 De6 43.Ab3 De4 44.b5 Ac5 45.Rf1 g6 46.Db8 Rg7 47.Dg3 Ae3 48.h4 Ad4 49.Ad1 Df5 50.Df3 Db5 51.Ae2 Dc5 52.Rg2 b5 53.Dg4 Ae3 54.Rf3 b4 55.De4 Ad2 56.Ac4 Ac3 57.Ab3 Dd4 58.De7 Dd3 59.Rg2 Df5 60.Ac4 Dg4 0-1 Umanskaya,I - Stepovaia Dianchenko,T Elista 1996]

9.a4 b5 10.Ac2 Aa6

La novedad de Gélfand plantea una ofensiva en el flanco de dama que me parece dudosa. Este alfil no parece bien ubicado en este borde y hasta el final de la partida no volverá a moverse.

11.ab5 cb5 12.Cbd2 Dc7 13.d4! Diagrama



[Otra posibilidad es 13.Ch4 para provocar algún debilitamiento en el área del enroque de las negras. Sin embargo la continuación escogida por Judit Polgar parece ser más enérgica.]

13...a4?

[Gélfand confía mucho en la ganancia de espacio en el flanco de dama. Obtiene cierto control sobre las casillas blancas y fija el peón en b2. Pero esta aproximación es muy estática y requiere de traer lentamente refuerzos que le harán falta luego como defensas en el flanco de rey. Mejor era 13...b4 ; y también 13...ed4 aunque esta última da una cierta sensación desagradable porque las piezas blancas están dirigidas al flanco de rey y los peones e y f adquieren movilidad tras 14.Cd4]

14.Ad3!

Con esto Judit congela momentáneamente el flanco de dama y retira al alfil de una casilla expuesta. Ahora podrá dedicar todas sus energías a desarrollar su ofensiva en el flanco de rey.

14...Tfb8 15.Ch4 g6 16.f4! ef4 17.Cdf3 Ch5 Diagrama




18.Ad2!

Antes de continuar con las acciones concretas de su ofensiva, Judit se asegura de contar con la torre de a1 como refuerzo. Además, es una jugada de espera que le permitirá ver cuál será la decisión que tome ahora su adversario.

18...Cb6?

[Como se verá, esta jugada compromete seriamente la seguridad del flanco de rey. Era mejor casi cualquier otra cosa: por ejemplo 18...Dd8 ; o incluso 18...Tb6 ]

 19.g4!!

En el mejor estilo del gambito de rey.

[Fuera de toda consideración está 19.Ab5?? Ab5 20.Db5 Cc4 y las negras ganan una pieza.]

19...fg3 20.Cg5 Cc4

[20...Ag5 21.Ag5 Ab7!? (21...Cc4 22.Cf5 es lo único que muestra Shipov en sus breves comentarios, afirmando que es mejor este orden de jugadas para no permitir oportunidades extra a las blancas.) 22.Cf5 (siempre hay que verificar si otras posibilidades pueden reforzar el juego de las blancas, por ejemplo 22.Ab5 pero los humanos tenemos el problema de que nos intentamos concentrar con un tema en particular, y una jugada así se sale del camino del ataque al flanco de rey. En todo caso, es caótico intentar profundizar en todas las posibilidades. Baste decir que aquí las negras tienen probablemente más que buen juego tras 22...a3!?) 22...f6 23.Ah4 y aquí es necesario observar si las negras pueden sacar provecho de haber colocado al alfil en b7.]

21.Cf5?!

[Como la jugada 21.Tf7! clava al alfil e7, me quedó la duda de porqué Judit no se comió este peón. Después de todo, es una jugada natural, reduce el déficit material, penetra con una torre a séptima, debilita la defensa de los peones negros en el flanco... Para mí es una dicha que el Gran Maestro Shipov tampoco encontró aquí defensa para las negras. Repíto las variantes de su análisis porque corresponden con el mío (¡bien por mí!) 21...Dd8 (21...Cd2 22.Cf5!; 21...gh2 22.Rh2!; 21...Tf8 22.Ac4 bc4 23.Th7 Tf2 24.Dg4) 22.Th7 Ag5 23.Cg6 Df6 24.Ce7 Rf8 (24...Rh7 25.e5) 25.Ag5 Dg5 26.Tf1 Re8 (26...Cf4 27.Tf4 Df4 28.Cg6) 27.Cd5 gh2 28.Rh2 Dg3 29.Rh1 Dh3 30.Rg1 Dg3 31.Dg2+-]

21...Ag5

[21...Cd2 22.Ch6 Rg7 23.Tf7 Rh6 24.h4!+- es otra bella variante de Shipov.]

22.Ag5 f6 23.Ah4 gh2 24.Dh2 Diagrama




24...Tf8!

[No comer el caballo con 24...gf5 es una decisión difícil. Después de todo, aunque el ataque sigue, al menos es un intento de tener una pieza completa de ventaja que se podría devolver si las cosas se agravan. Shipov nos da la siguiente difícil variante: 25.Tf5 Cg7 26.Tf3 h5 27.Af6 Tf8 28.Taf1 Tf7 (28...Ac8 29.Tg3 Ag4 30.Tg4 Tf6 31.Tf6 hg4 32.e5+-) 29.e5 de5 30.Ag6 Td7 31.Ag7 Tg7 32.Dh5 Tg6 33.Dg6 Dg7 34.Dg7 Rg7 35.Tg3 Rh8 36.Tf6 Ta7 37.de5 Ce5 38.Th6 Th7 39.Ta6 y las blancas ganan.]

25.Ae2 gf5

[Shipov nos ofrece una variante de computadora: 25...Cd2! 26.Ah5 Cf1 27.Tf1 b4 28.Tf3 a3! con mejor juego para las negras, y nos hace la advertencia de que encontrarla sobre el tablero no es fácil.]

26.Ah5 Diagrama




26...fe4?

[La pérdida de un tiempo al capturar material es algo grave, sobre todo si esto abre líneas de ataque al enemigo y cierra las líneas a las piezas propias. Shipov propone otra variante de computadora, y afirma que encontrarla sobre el tablero no es realista, pero en ello si discrepo de él: siempre hay que estar atento a las defensas activas, las que ofrezcan un juego más dinámico. Véase: 26...Dg7! 27.Rh1 (27.Rf2 Dh6!) 27...Ab7! 28.d5 De7!]

27.Df4!

Las blancas mejoran la posición de su dama y se preparan para despejar la columna h. Al rey se le ofrecen ahora al menos dos casillas a donde jugar con el rey según las circunstancias.

27...f5?

[No hay duda de que este movimiento de peón termina con toda posibilidad de defensa. Quizás hay que dejar ese peón quedito para sacrificar la calidad a cambio del alfil de casillas negras con 27...De7 aunque no estoy afirmando que se puedan salvar las negras.; Contra 27...e3 sigue 28.Rh2! Shipov]

28.Rh1 Rh8 29.Tg1 Tf7 30.Af7 Df7 31.Dh6 Tf8

La jugada que sigue no es difícil de encontrar, pero es muy bella y brillante. Estoy seguro que aparecerá en un sin número de revistas y libros como un ejercicio de táctica. Diagrama




32.Tg6!! 1-0
 
 
 
Es una lástima que en los desempates Judit quedó eliminada, pero la primera partida también fue una excelente obra por parte de Gélfand. De estos dos grandes jugadores, sólo uno podía pasar a la siguiente fase de la Copa Mundial.

INTERESANTE LA COPA DEL MUNDO, ¿Aprenderemos de ella?


El filipino So, buen ajedrez y humildad deportiva.
"Yo admiro a Ivanchuk" afirmó.
(Fotografía tomada de la página oficial
de la Copa Mundial con fines ilustrativos)


Todos estamos pendientes de la excelente cobertura que están dando chessbase.com y la página oficial de la Copa Mundial que se está desarrollando en Siberia.  El formato, que siempre ha tenido defensores y detractores, definitivamente funciona para hacer atractivo un evento.  Puede ser que algunos jugadores muy fuertes no habrían sido eliminados si el formato fuese a cuatro partidas y no a dos.  Pero eso es pura especulación.
Ha sido muy divertido y a la vez muy instructivo ver las diferentes reacciones de jugadores eliminados.  Kamsky, muy diplomático, algo que en parte es sorpresivo.  Ivanchuk al principio muy molesto hasta anunció que se había acabado su carrera como profesional, de lo cual por dicha se retractó.  En el ajedrez se pierde y se gana, pero lo más importante es seguir adelante.
La gran sorpresa ha sido el filipino So.  Tiene solamente dieciséis años y dio cuenta de los dos supergrandes maestros mencionados.
La historia se repite.  Los que hoy son víctimas ayer fueron los verdugos.  Recuerdo perfectamente cuando Ivanchuk y Kamsky, entre otros, eran los jovencitos que con gran talento hicieron temblar a toda una generación.
El ajedrez de hoy, lleno de preparaciones con computadora y con una bibliografía mucho mejor y más amplia que antaño, sigue dando pasos cualitativos.  Perdónenme los conservadores que van a decir que libros como el de Zurich 1953 por Bronstein o las obras clásicas de Alekhine y Botvínnik no se volverán a escribir jamás.  De acuerdo, pero no sólo no hemos perdido la oportunidad de leerlos sino que se deben agregar cientos de títulos a la lista.  Muchos de estos libros modernos despedazan los análisis de Capablanca, Alekhine y hasta de Kárpov y Kaspárov.  Por supuesto que no basta con tener los libros o los programas informáticos:  hay que utilizarlos y el esfuerzo es de varias horas diarias.  Por eso es que insistimos tanto en el esfuerzo personal de los ajedrecistas jóvenes y en la responsabilidad que tienen  los instructores y entrenadores para no torcer el camino en las etapas tempranas de desarrollo de nuestros futuros campeones.
Vean al joven So.  Según dice, no cuenta con apoyo del gobierno de Filipinas, y el escaso apoyo que recibe de su federación no alcanza para contar con un entrenador.  Sólo pide una ayuda de veinte mil o treinta mil dólares al año.  El ICODER no nos giró un presupuesto durante el año 2009 que de todas maneras no llegaba a la cifra mínima que pide So. ¡Y esos recursos eran  casi lo único con lo que contaba toda una federación, la nuestra!  Sin embargo, So se prepara solito y debemos admirar el éxito que ha alcanzado hasta ahora.
Si pudieramos profundizar en todos los detalles teóricos, en todos los ejemplares modelos de medio juego, los exquisitos finales y los tremendos errores que se han visto en este mega evento, tendríamos material suficiente para varios libros.  Que dicha que podemos ver todas estas partidas y que tenemos oportunidad de meditar sobre los procesos que están sucediendo de manera acelerada en el mundo del ajedrez.  Todo es tan dinámico afuera, que a veces parece que aquí hasta los más progresistas están contentos con el status quo.
Por mi parte, me siento feliz de que la historia no se detiene y sigue su marcha.  Ayer fuimos unos jovencitos los que provocamos una ruptura, los que hicimos dar un paso adelante al ajedrez nacional.  Hoy son otros.  El ajedrez crece y crece, porque el surgimiento de nuevos ajedrecistas no implica que los que ya somos algo veteranos salgamos del ring.  Mauricio Arias es el campeón nacional, con todo mérito, y eso no significa que no pueda perder su pimpón con Andrés Durán, que no llega a trece años.
La pregunta más importante que me hago cuando veo las partidas de So es la siguiente: ¿Queremos quemar a nuestros jugadores jóvenes en el esfuerzo angustiante de vencer a toda una generación paso a paso hasta desplazarla por completo?  ¿No sería mejor aprovechar a los veteranos para apoyar a la nueva generación y que esta salga al ruedo internacional de una vez?  No hablo de medidas arbitrarias o de irrespetar los derechos adquiridos en sana competencia.  Me refiero a un proceso que puede ser estructural.  No se trata de decirle a un Bernal González, que tiene tanto que ofrecer como jugador todavía, que debe ceder su lugar a otro más jóven.  Se trata de ocupar a Bernal, y a otros maestros, cada vez más en funciones de entrenador con un contenido presupuestario adecuado en selecciones nacionales.  El campeonato nacional, tantas veces manoseado, no pasa de ser un simple torneo en el calendario, muy importante si, pero no más que eso, ¡y perdemos tanta energía en él!  Hay que sacar provecho del gran descubrimiento de Alejandro Ramírez y sus padres.
Por cierto, ¿son Kariakin, Navara y So los únicos protagonistas en Siberia? ¡No!  Ahí están también los veteranos dando pelea y no todos han caído.  Algunos no son ni favoritos y nos han regalado grandes obras de su mejor ajedrez.  Gelfand y Polgar jugaron dos partidas extraordinarias en su enfrentamiento particular. Cada uno ganó una partida y Gelfand se impuso en el desempate.  En breve, publicaré mis comentarios a la partida que ganó la LEONA, los cuales quizá sean útiles a los aficionados y a los instructores.

viernes, 27 de noviembre de 2009

EL FINAL DE REY Y DAMA CONTRA REY (Segunda Parte)

Los instructores y entrenadores tenemos muchos desafíos y tareas en los procesos de enseñanza-aprendizaje y en los de entrenamiento con los jóvenes ajedrecistas en formación. Muchos de estos desafíos se encuentran en los métodos y técnicas que esperamos que nuestros alumnos o discípulos aprendan y apliquen en sus partidas y en las sesiones de entrenamiento o enseñanza. Pero también se encuentran en nuestros propios conocimientos, en nuestras actitudes de perfeccionamiento o en la ausencia de estos. Si vamos a enseñar un determinado tema y esperamos un determinado rendimiento de los jóvenes, entonces debemos nosotros mismos hacer una investigación sobre el tema y superar prejuicios así como métodos y técnicas obsoletas o insuficientes.

Por supuesto, tal tarea no significa que nosotros debemos ser siempre mejores jugadores que los jóvenes a los que enseñamos o entrenamos. Nuestra labor no se mide por nuestros progresos personales como jugadores, sino por los progresos de los jóvenes. Alexander Nikitin tomó en sus manos la tarea de formación de Garry Kaspárov y en un período de tiempo relativamente corto su alumno ya era un jugador mucho más fuerte en torneos que él. Sin embargo, su labor era convertirlo en Campeón Mundial, no ser el campeón él mismo. Lo importante fue la calidad del trabajo de Nikitin para formar a Kaspárov. Quien debía aprenderse todas las variantes de la Defensa Tartakower o de la India de Rey era Kaspárov, mientras que Nikitin lo que tenía que hacer era proveer los apuntes completos de las variantes. Si Nikitin se aprendió o no las variantes es irrelevante. Lo importante es que logró que Kaspárov las aprendiera.

Esta idea es bastante simple de explicar de esta manera, pero cuando hablamos de ciertos conocimientos básicos en lugar de los conocimientos más avanzados nos damos cuenta que cierto conocimiento debe tenerlo muy claro el entrenador o instructor para que su alumno pueda recibir este conocimiento de calidad. Cuando los conocimientos específicos de teoría de ajedrez se hacen más complejos y su importancia en la competición es más inmediata, es muy importante la formación en el nivel del razonamiento ajedrecístico, que permitirá guiarse al ajedrecista práctico en situaciones nuevas o desconocidas. Mientras que cuando se trata de conocimientos básicos que no son discutibles o que apenas se pueden discutir un poco, resulta que estamos hablando de conocimientos que deben ser internalizados correctamente por el alumno porque constituyen la base de ese razonamiento ajedrecístico que queremos desarrollar. De manera un poco simplista, podemos ilustrar el proceso de la siguiente manera: no se puede comprender la importancia de un peón si no comprendemos que con la promoción se puede convertir en dama, y no se puede comprender la importancia de una dama si no sabemos dar mate con una. Más sutilmente, si no comprendemos desde situaciones simples el poder real de una dama, en situaciones complejas no estaremos en capacidad de comprender la importancia que podría tener utilizarla en maniobras difíciles.

El estudio de finales es imprescindible para comprender el valor individual y en conjunto de las piezas. Es el campo donde se puede dar el valor correcto y establecer la diferencia entre los conceptos de estrategia y táctica. Por supuesto que hay que enseñar táctica y temas estratégicos de medio juego y variantes concretas de aperturas, pero todo debe ser visto desde una perspectiva global, en la cual el estudio de aperturas alimenta la comprensión de las otras fases de la partida.

Esto nos lleva a afirmar que, a pesar de que el estudio de aperturas y táctica nos permite observar ciertos progresos inmediatos en los jugadores jóvenes, estos progresos se van haciendo más lentos hasta llegar a estancarse si no se trabaja con constancia y paciencia en la formación de calidad en finales.

He observado que muchos entrenadores forman superficialmente a sus alumnos en finales básicos, incluso algunos se saltan “algo tan prosaico y fácil”. Pasan directamente a enseñar difíciles finales de torres con peones, cuando sus alumnos no saben todavía el mate de rey y torre contra rey.

Para el presente artículo he escogido proponer un material preparado de formación y entrenamiento dirigido a entrenadores. Espero que les sirva de apoyo para lograr que sus alumnos pueda dar mate con rey y dama contra rey y que este conocimiento les permita también comprender el gran poder de dama en situaciones un poco más complejas. Los entrenadores y formadores encontrarán que el material en sí mismo no es lo más importante (tan solo se trata de uno de muchos finales importantes y algunos ejercicios con más piezas en el tablero), sino la necesidad de crear materiales concretos para todos los tipos de finales, establecer parámetros de medición del progreso y crear un sistema completo de formación. Está claro que existe mucha literatura, pero cuando tenemos uno o más alumnos lo que cuenta es establecer un programa completo de formación y no saltar ningún estadio en el proceso. Cuando uno de los eslabones del proceso es muy débil, los futuros eslabones serán débiles si no es que se derrumban pronto. A veces para que esto se note pueden pasar años, pero ¿vamos a esperar cinco años para ver si esto es cierto? Está claro que es mejor tomar medidas hoy para evitar lamentaciones innecesarias en el futuro.

Ahora bien, esto tampoco significa que debemos caer en otro extremo. ¿Se imaginan que pasemos un año completo únicamente enseñando mates básicos, dos jugadas iniciales de apertura y cómo pega un doble un caballo blanco en c7? No, de ninguna manera es así. Simplemente debemos programar un tiempo prudencial para cubrir cada tema particular con micro-ciclos concretos. El tiempo en semanas o meses necesario para completar macrociclos de temas generales depende del número de sesiones semanales, la duración de cada sesión, la posibilidad de entregar materiales impresos (algo muy importante), la cantidad de sesiones puramente prácticas y la claridad con la cual se comunica el entrenador con los alumnos, de tal manera que ellos comprendan la necesidad de aprender ciertos conocimientos. También depende del interés del alumno, el tiempo que dedica en su casa de manera personal al ajedrez y el respeto que brinda al programa establecido.

Una buena sesión de entrenamiento, bien planeada, con un buen material impreso, ejercicios y evaluaciones periódicas, pueden ser suficientes para agotar un tema particular y convencer a los alumnos de que esta es “materia vista”. Así que no es mucho pedir una, dos o tres semanas, dependiendo de las condiciones ya mencionadas supra.


UNA TÉCNICA DEFECTUOSA


Antes de proceder al material que propongo, llamo la atención de entrenadores y de sus alumnos sobre el peligro de las técnicas defectuosas. Estas técnicas pueden engañarnos porque cumplen uno de los objetivos necesarios de la formación y el entrenamiento. Pero su defecto es que no cumplen con otros objetivos que podrían ser trascendentales para la adquisición de futuros conocimientos o para formar determinadas actitudes. Lo más grave, es que podrían deformar el razonamiento ajedrecístico que queremos inculcar o adquirir.

El primer objetivo básico, “que el alumno tenga la capacidad de dar mate con rey y dama contra rey”, muchas veces se traduce equivocadamente en “mientras dé mate, todo está bien”. Hágase la prueba con niños que llevan mucho tiempo en entrenamientos y que ya “saben” dar este mate. Contemos cuántas jugadas son necesarias para que logren el objetivo contra una “fuerte” resistencia. Esta resistencia es casi imposible, y por esto es que es tan fácil probar la mala labor que se ha realizado con los jóvenes. Si necesitan veinte jugadas para dar este mate, la labor del entrenador ha sido desastrosa. Si se necesitan catorce, es apenas regular. Si se necesitan doce, todavía es defectuosa aunque no tan grave y será posible con facilidad una corrección. Nueve o diez jugadas ya indican que la labor del entrenador ha sido de buena calidad. No se pretende que los ajedrecistas jóvenes pasen a ser una suerte de “tablas Nalimov” o que se conviertan en Fritz de carne y hueso. Pero podemos afirmar que gracias a los programas informáticos los jóvenes comprenden mejor hoy los conceptos de “jugada correcta” y “plan correcto” que quienes nos formábamos como jugadores hace cinco lustros.

Cuando se haga la prueba, observen que la técnica más utilizada es la de encaminar al rey débil a una esquina haciendo uso únicamente de la dama. Se coloca a distancia del rey adversario a una distancia de movimiento de caballo y se le obliga a ceder terreno. Cuando sólo le quedan dos casillas disponibles para jugar al rey débil, empieza la marcha triunfal del rey fuerte para ayudar a la dama. Este método es lento y no enseña la importancia de activar al rey lo antes posible en el final. No sé si lo peor es que demuestra la terrible desconfianza que tienen los entrenadores en sus alumnos: así se evitan accidentes de rey ahogado.

La desconfianza del entrenador en sus alumnos luego se refleja en otras malas prácticas de enseñanza y entrenamiento. Una muy común es enseñar “de memoria” una lista rígida de aperturas que tienen al menos dos defectos: simpleza estratégica (para que saquen todas las piezas mecánicamente) y que no se adecuan al estilo de juego de cada jugador. Los defectos de esto no se notan al principio, porque el que estudió un poco de apertura lleva ventaja innegable sobre el que no ha estudiado del todo en el evento inmediato de una partida. Los éxitos inmediatos tapan o esconden los defectos a largo plazo de una formación defectuosa. Sobre este tema que surgió como un paréntesis es posible que podamos profundizar en futuros artículos.


LA TÉCNICA DEFECTUOSA EN MARCHA

Me encontré hace poco a un joven de once años, con varios años de “entrenar” con otro instructor, que “me dio mate” de la siguiente manera:

NN - Murillo
Prueba de conocimientos, 2009
[Murillo Tsijli,Alexis]





1.Db1? [Jugada muy débil debida a la aplicación mecánica de la técnica que se le enseñó al niño. Como veremos, son mejores 1.De4! ; y 1.Dd5! ] 1...Rc4 2.Db2 Rd3 3.Dc1 Rd4 4.Dc2 Re3 5.Dd1 Re4 6.Dd2 Rf3 7.De1 Rf4 8.De2 Rg3 9.Df1 Rg4 10.Df2 Rg5 11.Df3 Rg6 12.Df4 Rg7 13.Df5 Rg8 14.Dd7?! [Aquí el niño cumplió con la instrucción de su entrenador: cortar al rey apenas toque uno de los extremos. Pero la misma técnica defectuosa ofrece una mejor alternativa: 14.Df6 Rh7 15.Dg5 Rh8 16.Rb2 y como vemos, el rey se puso en marcha en la jugada 16] 14...Rf8 Aquí dudó por un instante el niño y decidió cambiar ligeramente de plan: en lugar de llevar al rey negro a la casilla h8 lo condujo según la técnica mecánica a la casilla a8. 15.Dh7? [15.Rb2! es claramente mejor, pero recordemos que la técnica que se le enseñó al niño establece que el rey no se debe mover hasta que le queden sólo dos casillas al rey adversario.] 15...Re8 16.Dg7 Rd8 17.Df7 Rc8 18.De7 Rb8 19.Dd7 Ra8 20.Rb2 Rb8 21.Rb3 Ra8 22.Rb4 Rb8 23.Rb5 Ra8 24.Rb6 Rb8 25.Db7# y muchos entrenadores están satisfechos porque se logró el objetivo de dar mate. Es hasta vergonzoso que se hayan necesitado nada menos que veinticinco jugadas para lograr este lance.


Posición de Averbach - Variante secundaria

En su libro Teoría de los Finales de Partida, Averbach explica esta técnica que nosotros llamamos defectuosa cuando hace referencia al peligro de ahogar al rey. La describe como una variante secundaria en un párrafo, y si lo leemos con atención, se refiere con cierto desprecio a esta técnica y a los entrenadores que la aplican. Parte de la siguiente posición.





Observando la distribución de las piezas, nos percatamos inmediatamente de que el rey negro ya está bastante encaminado a uno de los extremos, lo cual hace que la solución, aplicando esta misma técnica defectuosa, sea más corta. Con "encaminado" nos referimos al hecho de que desde el punto de vista de las blancas, el juego hacia arriba parece el más natural.
1.Df5 Rc6 2.De5 Rb6 3.Dd5 Rc7 4.De6 Rb7 5.Dd6 Rc8 6.De7 Rb8 7.Rb2!N [Perdónenme la broma llena de ironía. Claro está que esta jugada no es ninguna novedad teórica. Para algunos instructores la jugada correcta y conocida es 7.Dd7? porque hay que limitar al rey adversario a únicamente dos casillas. Para ellos tres casillas es ceder mucho espacio al rey débil. ¿Pero a dónde se va a ir?] 7...Rc8 8.Ra3 Rb8 9.Rb4 Rc8 10.Rb5 Rb8 11.Rb6 Rc8 12.Dc7# Averbach concluye diciendo que "este método es más laborioso, pero excluye la posibilidad de unas tablas por rey ahogado". 1–0


LAS TÉCNICAS CORRECTAS: Dos caminos que llevan a Roma

Hoy sabemos que no todos los caminos llevan a Roma, y que algunos caminos no vale la pena transitarlos. Hay dos caminos que para nosotros son los correctos y son equivalentes en el número de jugadas. No pretendemos confundir al alumno con dos formas distintas de dar el mismo mate. Los entrenadores podrán enseñar uno de los dos, o ambos con una debida explicación de que a veces hay dos formas o más equivalentes de continuar. El estilo de juego puede ser el que defina la continuación que escojamos.



1. ACTIVAR EL REY Y CORTE DE DAMA

Partiendo de la misma posición número dos, Averbach nos ofrece una continuación principal, con la cual da mate en nueve movimientos. La idea básica de esta continuación es la inmediata activación del rey fuerte. Sólo después, se observa el juego del adversario y se busca la jugada de dama que corta con mayor eficiencia los posibles caminos de escape del rey débil.

"La dama no puede dar mate si no es ayudada; el mate sólo puede conseguirse mediante los esfuerzos unidos del rey y de la dama. Igualmente el rey no puede sufrir mate en el centro del tablero; hay que empujarlo hasta el borde. La manera más rápida de hacer esto es mediante la acción concertada del rey y de la dama". Averbach

(Es importante aprender que no se necesitan muchos movimientos para dar este mate. La eficiencia a la hora de aprender un método eficaz es importante, sobre todo porque esto nos permitirá comprender la importancia de cada movimiento para futuros finales más complejos. Usualmente, el bando fuerte no necesita más que cinco o seis movimientos del rey y tres o cuatro de la dama o viceversa. Entre más precisos los movimientos que hagamos necesitaremos menos movimientos para alcanzar la meta del jaque mate. Cada movimiento preciso saca el mayor provecho de la actividad de la dama y pone en acción la ayuda del rey. En total, estoy de acuerdo con Averbach que nueve o diez movimientos son más que suficientes con juego correcto. Murillo)




1.Rb2! "Primeramente ponemos en juego al rey" dice Averbach. (Esto nos permite esbozar la aplicación de un principio que tiene muchas manifestaciones: la necesidad de activar todas las piezas. Para lograr la activación armónica de las piezas muchas veces debemos empezar por las más lentas o peor ubicadas. Una manifestación de este principio en la apertura podemos encontrarla en que la mayoría de las veces es mejor sacar primero un caballo que un alfil, y en el medio juego en la recomendación de buscar la pieza propia peor ubicada para mejorar su situación antes de iniciar acciones concretas. 1...Rd5 No tiene la menor importancia que se le haya dado al rey negro la oportunidad de jugar en el centro, debido a la abismal diferencia de material. Murillo 2.Rc3 El rey, a pesar de ser una pieza lenta, con dos jugadas ya participa activamente en la lucha. 2...Re5 3.Dg6! "La dama entra en juego y limita severamente la esfera de acción del rey enemigo". Averbach. (Podemos notar un detalle importante: la dama corta el camino al rey enemigo para que no pueda alejarse del rey blanco. Murillo) 3...Rf4 [Averbach no indica alternativas. La continuación que él propone de defensa intenta alejar al rey negro del blanco. La jugada al centro no logra atrasar ni una jugada el mate con juego correcto: 3...Rd5 4.De8! Así se corta el paso al rey negro para que no vuelva sobre sus pasos. 4...Rd6! (Es menos precisa la defensa "ganando la oposición": 4...Rc5?! 5.Dd7 Rb6 6.Rc4 Ra6 7.Rc5 Ra5 8.Db5#) 5.Rd4 Rc7 6.Rc5 Rb7 7.Dd7 Rb8 8.Rc6 Ra8 9.Db7#] 4.Rd4 Rf3 5.Dg5 Rf2 6.Dg4 Re1 [6...Rf1 7.Re3 Re1 8.De2#] 7.Dg2 [7.Re3 Rf1 8.Dg6 (8.Dg3?? ) 8...Re1 9.Dg1#] 7...Rd1 8.Rd3 Rc1 9.Dc2# 1–0


2. CORTE DE DAMA Y ACTIVAR DEL REY

La característica de este procedimiento es utilizar como primera jugada una poderosa centralización de la dama que corte el tablero en cuatro segmentos. El rey negro quedará confinado a uno de esos segmentos y el rey blanco simplemente se dirigirá a ese sector. Este es el método que me gusta más y es equivalente en número de jugadas al ofrecido por Averbach.





1.De4! (La severa restricción a la cual se somete al adversario compensa la falta de desarrollo temporal del rey blanco. Si buscamos algún principio que pueda justificar su corrección nos daremos cuenta que también la restricción y la ganancia de espacio son muy útiles en situaciones de apertura y de medio juego. Sólo por poner un ejemplo, la famosa Apertura Española es correcta a pesar de que las blancas retrasan su desarrollo porque el dominio central limita en gran medida las opciones activas de las negras) Rd7 2.Rb2! Rd6 3.Rc3 Rd7 4.Rd4 Rc7 [4...Rd6 5.Dd5 Re7 (la variante gemela es 5...Rc7 6.Rc5 Rb8 7.Dd7 (7.Rb6 Rc8 8.Dd4 Rb8 9.Dd8#) 7...Ra8 8.Rb6 Rb8 9.Db7#) 6.Re5 Rf8 (esta defensa resiste una jugada más que 6...Re8 7.Rf6 Rf8 8.Df7#) 7.Dd7 (o bien 7.Rf6 Re8 8.Dd4 Rf8 9.Dd8#) 7...Rg8 8.Rf6 Rf8 9.Df7#] 5.Rc5 Rd7 6.De5 Rc8 7.Rc6 Rd8 8.De3 Rc8 9.De8# 1–0



APLICACIÓN

Volvamos al diagrama primero:




¿Cuál procedimiento aplicamos? En realidad aquí ya no es cuestión de escoger entre uno u otro sino de encontrar la mejor jugada posible con un pequeño cálculo concreto. Los conocimientos adquiridos nos iluminarán para encontrar la mejor jugada inicial muy pronto. Luego, nos daremos cuenta que existe una maniobra que tiene también cierta importancia y que me gusta llamar “el giro de los reyes”. Debido a la cercanía entre los reyes, no se ocupa más que seis jugadas para completar la misión.

Casi de inmediato nuestra mente desecha activar el rey. Se puede intuir que es mejor no permitir que el rey adversario se aleje del nuestro.



1.Dd5! [Equivalente es 1.De4! Rb3 (1...Rd2 2.Rb2 Rd1 3.Rc3 Rc1 4.Dc2#) 2.Rb1 Rc3 (2...Ra3 3.Rc2 Ra2 4.Da4#) 3.Ra2 (3.Rc1 Rb3 4.Dd4 Ra3 5.Rc2 Ra2 6.Db2#) 3...Rd2 4.Rb2 Rd1 5.Rc3 Rc1 6.Dc2#] 1...Rc2 [1...Rb4 2.Rb2 Ra4 3.Rc3 Ra3 4.Db3#] 2.Dd4 [2.Ra2 Rc3 3.Ra3 (3.Rb1 Rb4 4.Rc2 Ra4 5.Rc3 Ra3 6.Db3#) 3...Rc2 4.Dd4 Rc1 5.Rb3 Rb1 6.Db2#] 2...Rc1 [2...Rb3 3.Rb1 Ra3 4.Rc2 Ra2 5.Db2#] 3.Ra2 Este es el giro de los reyes. Rc2 4.Ra3 Rc1 5.Rb3 Rb1 6.Db2# 1–0


Podemos concluir que los dos procedimientos correctos en el fondo son el mismo. Lo único que varía es el orden en que se aplican las acciones y que la posición inicial de Averbach simplemente es un caso particular con el que pudimos explicarlos “por separado”. Desarrollo y espacio no son conceptos excluyentes y están relacionados entre sí. El factor tiempo (número de jugadas para alcanzar el objetivo) y el material han sido utilizados con eficacia y eficiencia. Una vez aprendidos los procedimientos correctos, el alumno estará en capacidad de encontrar las mejores continuaciones en diferentes distribuciones de las fuerzas en combate. Además, su conocimiento y las habilidades adquiridas le permitirán utilizar mejor a la dama y a detectar mejor el momento de activar el rey en otros finales más complejos. El alumno está desarrollando así una actitud correcta y la creatividad para abordar con un verdadero razonamiento ajedrecístico los problemas concretos que se le presentan en la práctica y en el estudio de otros temas importantes.

EJERCICIOS

Agregamos a continuación los ejercicios propuestos que prometimos para los entrenadores. Esperamos que sean útiles en su trabajo con sus alumnos y discípulos.

Los primeros doce son todos muy sencillos. Por el contrario, los siguientes doce presentan mayores dificultades. Se ha agregado material para uno o ambos bandos en muchos ejercicios para ilustrar más temas de mate con dama. Mucha atención con los últimos dos ejercicios, porque juegan las negras y ante cualquier jugada que hagan las blancas encontrarán una respuesta para dar mate. No espero que los entrenadores utilicen este material en el orden que lo ofrezco, sino que lo acomoden según sus preferencias y necesidades.

Recuerden hacer sus consultas sobre este y otros temas dirigiéndose al correo electrónico alexismurillotsijli@yahoo.com

Si desean archivos pdf, pgn o cbv de este material pueden visitar y suscribirse gratuitamente al grupo de discusión de ¡Ajedrez del Bueno!, donde se encuentran listos para descargar.

1. Mate en una jugada





1.De2#


2. Mate en una jugada




1.Da3#
(3) Mate en una jugada




1.Db8#



4. Mate en una jugada




1.De7#



5. Mate en una jugada




1.Dh8#


6. Mate en una jugada




1.Dd5#



7. Mate en una jugada




1.Df5#



8. Mate en una jugada




1.Df4#


9. Mate en una jugada




1.Dc2#



10. Mate en una jugada




1.Df5#


11. Mate en dos jugadas




1.Da1 Rg8 2.Dg7#


12. Mate en dos jugadas




1.Df4 Rh5 2.Dh4#



13. Mate en dos jugadas




1.Rd6 Rc8 [1...Re8 2.Dg8#] 2.Da8#


14. Mate en dos jugadas




1.Rf7 Rh6 [1...Rh8 2.Dh4#] 2.Dh4#


15. Mate en dos jugadas




1.Re6 Rf8 [1...Rd8 2.Dd7# (2.Db8#) ] 2.Df7#



16. Mate en dos jugadas



1.Dd1 Rf8 2.Dd8#


(17) Mate en dos jugadas



1.Dh8 Rf4 [1...Rh4 2.Af5#] 2.Dd4#


18. Mate en tres jugadas







1.Rc4 Ra2 2.Rc3 Ra1 3.Db2#


19. Mate en tres jugadas



1.Df1 Ab1 2.Dc1 c2 [2...Cb4 3.Dc3#] 3.Db2#


20. Mate en cuatro jugadas




1.Re2 h1C [1...Rh1 2.Df1#; 1...h1D 2.Df2#; 1...Rg2 2.Df3 Rg1 3.Df1#] 2.Rf3 Cg3 [2...Cf2 3.Dg3 Rh1 (3...Rf1 4.Df2#) 4.Dg2#] 3.Dg3 [3.Rg3 Rh1 4.Df1#] 3...Rf1 4.Df2#


21.Mate en siete jugadas




1.Rf6!! Rg8 [1...Dh5 2.Da8 Rh7 3.Db7 Rh6 4.Dg7#; 1...Df8 2.Rg6 Rg8 3.Da2 Rh8 (3...Df7 4.Df7 Rh8 5.Dh7#) 4.Dh2 Rg8 5.Dh7#; 1...Rh7 2.Dh1 Rg8 3.Dg2 Dg5 (3...Rf8 4.Da8 Dc8 5.Dc8#) 4.Dg5 Rf8 5.Dg7 Re8 6.De7#] 2.Da2 Rh8 3.Da8 Rh7 4.De4 Rh8 5.De8 Rh7 6.Dg6 Rh8 7.Dg7#



22. Juegan blancas y ganan




1.a4! f4 2.a5 f3 3.a6 f2 4.a7 f1D 5.a8D Df8 6.Da2 Rh8 7.Db2 Rg8 8.Db3 Rh8 9.Dc3 Rg8 10.Dc4 Rh8 11.Dd4 Rg8 12.Dd7! 1-0



23. Juegan negras y las blancas dan mate en una jugada




1...Re4 [1...Rc4 2.Dg8#; 1...fe4 2.Dg8#; 1...f4 2.Dd4# (2.Td4#) ; 1...d3 2.Cc3#] 2.Dh1#


24. Juegan Negras y las blancas dan mate en una jugada




1...Td5 [1...Te2 2.Cf3#; 1...Tb4 2.De7#; 1...Ae2 2.Cd1#] 2.Ch3#



BIBLIOGRAFÍA

AVERBACH, Yuri. Teoría de los Finales de Partida. Colección Escaques, Editorial Martínez Roca. Barcelona, 1987.

SOUTULLO, Miguel. El Ajedrez en la Escuela. Ediciones Novedades Educativas. Buenos Aires, 2000.

jueves, 26 de noviembre de 2009

MALAS NOTICIAS: CIERRA TABLEROCATRACHO

Consternados hemos quedado al enterarnos de que la excelente página web tablerocatracho.com cierra.
El anuncio lo ha hecho el señor Pavel Amaya, quien con tanto esmero y verdadero talento la ha dirigido hasta el día de hoy.
El ajedrez de la hermana República de Honduras y el de toda Centroamérica pierden uno de sus mejores medios de comunicación.
Con sinceridad, no nos queda claro por las declaraciones del señor Amaya si su retiro obedece únicamente a razones personales y por los altos costos de operación.  En ese caso, es comprensible aunque lamentable. 
Si existe otro tipo de motivación contra la cual el señor Amaya más bien optó por no oponer resistencia, entonces estaríamos hablando de un atropello contra él y contra todos nosotros.
¡Adelante!, señor Amaya, le deseamos a muchos éxitos.  Salud y Abundancia para usted y su respetable familia. Y felicitaciones por el trabajo realizado.
Nos unimos a las voces de apoyo hacia usted y para tablerocatracho que hemos podido ver en su foro.

sábado, 21 de noviembre de 2009

EL ESTUDIO DE FINALES DE PARTIDA

SOBRE LA FUNCIÓN DE INSTRUCTORES Y ENTRENADORES COMO FORMADORES DE NUESTROS AJEDRECISTAS

Alexis Murillo Tsijli
Maestro Internacional de Ajedrez

La Federación Central de Ajedrez desde hace ya algún tiempo no organiza cursos para instructores y entrenadores de nuestra disciplina. Esto es lamentable porque estos cursos constituyen un centro de discusión e intercambio de ideas. Estamos seguros de que los nuevos vientos que soplan en el ente federativo llevarán a cambios positivos en esta área.

Sin embargo, existen algunas alternativas para llenar el vacío que se produce por falta de cursos. Uno de ellos es el intercambio de ideas a través de la publicación de materiales de entrenamiento y propuestas en los diferentes medios que nos ofrece la web.

Alguna vez, en conversación con un destacado excampeón nacional, él compartió conmigo su idea de que al existir tantos libros publicados, bases de datos y tantos artículos en la Internet, ya no tiene sentido escribir y publicar nuevos materiales ajedrecísticos. No comparto esta idea por muchas razones. De momento, me parece apropiado esbozar dos razones fundamentales:

La primera es que la mayoría de los materiales que se pueden consultar son apenas una base para los instructores y entrenadores para construir sus propios materiales de clase o entrenamiento, aunque muchas veces parecen ser acabados y definitivos. Son apenas propuestas de técnicas y métodos.

La segunda razón se encuentra en que estas técnicas y métodos propuestos son adecuados a las realidades de competición, de organización y de disponibilidad de recursos de otros países. Es muy importante adaptar esas propuestas en nuestra labor a las realidades nacionales, e incluso con más detalle a las realidades locales.

En Costa Rica todavía no se ha logrado distinguir en la práctica la diferencia entre enseñar ajedrez y entrenar para competir en ajedrez. Quienes de alguna manera nos hemos relacionado con la enseñanza y el entrenamiento, por ejemplo, trabajando para un comité cantonal de deportes o para una escuela, nos encontramos con que muchas veces debemos hacer un alto en una sesión con jugadores intermedios y avanzados (aclaro que esta clasificación me parece inapropiada) para enseñar a jugar a nuevos jugadores que no conocen ni siquiera el movimiento de las piezas. A pesar de que se establezcan horarios diferenciados, este tipo de dificultades persisten y se resisten a desaparecer.

En ese sentido, la propuesta de Miguel Soutuyo (en su libro “El Ajedrez en la Escuela, Hacia una nueva forma de enseñar el ajedrez en las escuelas”, Ediciones Novedades Educativas, Buenos Aires, 2000), de establecer claramente la enseñanza del ajedrez en clubes en escuelas, (no materias especiales), y separarlas del entrenamiento en un nivel superior (que en el caso de nuestro país calza con el ajedrez de los comités de deportes para Juegos Deportivos Nacionales) se puede adecuar bien a nuestra realidad y responde bien al espíritu de la Ley del Deporte (Creación del ICODER). Incluso podríamos agregar que luego debe reconocerse el tercer nivel que es propiamente el ajedrez federado, donde también debería existir una estructura permanente de instructores y sobre todo entrenadores para jóvenes avanzados.

Por supuesto existen muchas dificultades por vencer, como la falta de reconocimiento en el pago justo a instructores en las instituciones educativas, en los comités de deportes, falta total de entrenadores permanentes en la federación, los fallos en la estructura de Juegos Deportivos Estudiantiles (del Ministerio de Educación) y la mala comunicación entre instituciones educativas, comités de deportes, asociaciones y la federación.

Sin embargo, no todos los problemas deben verse en las leyes y en las estructuras administrativas. Muchos problemas surgen de nuestra propia labor como instructores y entrenadores. Por eso, si se pretende ser un buen instructor y un buen entrenador, es muy importante tener no sólo las ganas de serlo, sino meditar constantemente en la labor que realizamos, buscar capacitarnos de manera permanente y tener la suficiente humildad para cambiar las acciones que prueban ser insuficientes o totalmente equivocadas.

Además, debemos intentar ser muy objetivos en nuestro trabajo. Debemos separar ciertos anhelos personales, que muchas veces son inconscientes, de las realidades de los jóvenes que están bajo nuestra instrucción.

Por supuesto que podríamos extendernos mucho si detallamos más cada uno de los puntos anteriores, o si buscamos otros que no hemos mencionado. Mas prefiero simplemente dejar estos planteamientos inconclusos, porque serán siempre tema de futuros intercambios de ideas, lo cual nunca tendrá fin.

Quiero compartir con los formadores un material de entrenamiento concreto muy básico (que se entregará en un próximo artículo) con algunas reflexiones.

Antes de ello debo advertir que muchas veces los instructores y entrenadores pecamos al esperar que los jugadores principiantes se salten muy rápido las etapas en su formación. Estas etapas las separa Soutuyo en el niño de la siguiente forma: 1. Etapa de los movimientos, 2. Etapa del comer, 3. Etapa del jaque mate y 4. Etapa del equilibrio.

Estas etapas las recorre cada niño a una diferente velocidad, lo cual no implica que quienes las recorren “más rápido” sean necesariamente mejores o más talentosos. Tampoco se puede decir que pasar de una etapa a otra se dé de una manera muy clara y es por eso que el ojo atento del instructor-entrenador es muy importante para ir clasificando la etapa en la que se encuentra cada uno.

Soutuyo, con buen fundamento, explica que la mejor manera de hacer que los niños principiantes vayan superando cada etapa es simplemente dejándolos jugar todo lo que puedan entre ellos, sin recibir desde el inicio lecciones de cómo deben jugar como si se tratara de una materia. Al principio la labor del instructor es ir reforzando los conocimientos que los mismos niños van descubriendo por sí mismos. Por ejemplo, cuando un niño está en la primera etapa, sus esfuerzos no se concentran en realizar una “buena” partida, sino apenas en realizar jugadas legales. El instructor debe insistir sutilmente en las reglas de cómo se juega ajedrez cada vez que hay una jugada ilegal. Pero debe concentrarse únicamente en las reglas (por ejemplo, cómo se mueve un alfil, cómo se realiza el enroque, cómo se realizan las capturas en especial la toma al paso, las promociones sin insistir que se debe pedir dama sino lo que uno quiere, o que un rey no puede permanecer en jaque). Ciertamente se pueden crear materiales con ejercicios sobre el movimiento de las piezas, pero estos materiales deben ser claros y pequeños, para que los niños sigan progresando sobre todo con la práctica de sus partidas. Entre más partidas juegan se van dando cuenta que quienes comen más piezas son los que más victorias obtienen y por eso empiezan también a comer piezas con avidez y llegan a la segunda etapa. El instructor puede ir observando que algunos niños empiezan a sacar las piezas un poco más al centro o que a veces no descuidan una pieza amenazada y la retiran a un sitio seguro. En esos momentos el instructor puede alabar tales acciones por si mismas para que se refuercen, sin necesidad de indicar que era mejor otra jugada. Cuando los niños pierden partidas por jaque mate a pesar de una abrumadora ventaja material, se van dando cuenta que de la importancia de la seguridad del rey y de las bondades del ataque. Cuando buscan dar jaque mate y pierden interés en el material se ha llegado a la tercera etapa. La cuarta etapa, del equilibrio, se alcanza cuando los niños se dan cuenta que el jaque mate es muy importante pero que no se puede descuidar el equilibrio material.

Es importante que los instructores separen a los jugadores que van avanzando más rápido para no desalentar a los que avanzan con más lentitud, lo cual facilita mantener el grupo numeroso. En el mediano y largo plazo se puede constatar que muchos de los niños que al principio se mantenían rezagados luego alcanzan a los más avanzados, e incluso algunos llegan a superarlos.

Las diferentes etapas pueden ser recorridas por los niños en plazos muy dispares, que pueden ir de un mes a seis meses. Entre más partidas jueguen estos plazos tienden a ser más cortos.

Cuando se llega a la etapa de equilibrio, los niños muestran mayor interés en obtener conocimientos ya establecidos. Es muy importante que esos conocimientos ya sean impartidos con cierto método y con ciertas técnicas. Y obviamente el paso del tiempo nos va indicando que poco a poco se necesita mayor rigurosidad.

Entre las primeras lecciones que ya podemos considerar “formales” de ajedrez se encuentran las de cómo dar jaque mate con poco material. Ya en esta etapa me separo de Soutuyo porque su trabajo se concentra en las primeras cuatro etapas, tras las cuales se pasa al niño al nivel superior. (Queda abierta la discusión sobre si ya en la tercera etapa se puede introducir algún tipo de lección formal).

Ya aquí empieza una dificultad nueva. Como hemos visto los avances de los niños, y a pesar de que tal vez intentamos cumplir con el ideal de formación de Soutuyo, es muy probable que de todas maneras hemos intentado forzar el paso. En esto puede influir la presión de una escuela o de un comité de deportes para participar en determinados eventos con ciertos “éxitos” deportivos. Sin embargo, debo llamar la atención en que es más importante respetar un proceso, y por esta razón hay que resistirse a las presiones.

Bien, ahora ubiquémonos exactamente en el momento en que hay que enseñar los jaque mates básicos. Hablamos de cómo dar jaque mate al rey solitario con dos torres, con dama y torre, con rey y dama, con rey y torre, etc.

A esta etapa le hemos dado muy poca importancia en Costa Rica, porque consciente o inconscientemente la consideramos “demasiado básica” o “muy fácil”. Tal vez interfieren ideas equivocadas como la más típica de todas: “esto nunca pasa y es más importante estudiar aperturas”. Esto provoca que se les imparta en una única lección todos los mates básicos y se pretenda que esa materia no hace falta ni repasarla. Así los instructores y entrenadores saltan directo a combinaciones en el medio juego y a la defensa siciliana, para volver a ver un final quién sabe cuándo.

Al respecto, deseo tomar como mías las palabras de Yuri Averbach (en “Teoría de los Finales de Partida”, Colección Escaques, España 1987, página 8):

“Es relativamente más fácil estudiar el final de partida con su pequeño número de piezas y peones que estudiar las demás fases del juego. En el desarrollo de la teoría ajedrecística a lo largo de los últimos 100 años, se han analizado concienzudamente y se han publicado en la literatura del juego, docenas de posiciones de final de partida. En estas posiciones se han encontrado los mejores métodos de ataque y de defensa, y el resultado final, considerado correcto por ambos bandos, ha llegado a determinarse. Además, para muchos finales se han establecido procedimientos típicos de juego y se han elaborado métodos auxiliares que permiten una apreciación rápida y exacta de la posición. A los finales que han sido investigados de esta forma se les llama teóricos. Al jugar estos finales, que a menudo están muy lejos de resultar fáciles, un conocimiento exacto es de la mayor importancia; cuando se los usa con acierto, la partida inevitablemente acaba con el resultado previsto.”

Sobre estas palabras me llama la atención que muchas veces los instructores-entrenadores se molestan porque un niño no logra ganar un final que supuestamente “ya se vio en clase”. En su frustración, quizás incluso por vergüenza, regañan al niño por no ganar algo “tan fácil”. Tal actitud lo que hace es trasladar la frustración al niño, provocando en él que pierda el gusto por el estudio de finales, y la situación lejos de solucionarse se reproduce. Aquí debemos ser humildes y recordar que era nuestro deber asegurarnos de que lo que impartimos haya sido debidamente asimilado por los niños, de tal manera que ellos siempre se encuentren en capacidad de reproducir en la práctica sus conocimientos.

Averbach prosigue más adelante: “Cuando se aprende ajedrez, uno debe empezar con un análisis de posiciones simples con un pequeño número de unidades combatientes. Y éstas, por regla general, son posiciones de final de partida. Analizando finales claras con las más variadas combinaciones de material, el principiante puede llegar a conocer las características especiales de las diversas piezas y el mecanismo de la lucha que sostienen unas contra otras. Habiendo adquirido una sensibilidad respecto a las propiedades de las diferentes piezas, puede comprender más fácilmente el modo cómo trabajan juntas. Así, el estudio de los finales más simples debería preceder al análisis de las aperturas y del juego medio.”

Con estas meditaciones preliminares espero llamar la atención de los instructores y entrenadores que tienen relación con la formación de niños en el ajedrez. Espero que se establezca un clima de discusión e intercambio de ideas en esta área. Queda allanado el camino para proseguir con el siguiente artículo, que pronto se publicará, sobre el final concreto de rey y dama contra rey.

Este, junto con los demás finales básicos de cómo dar jaque mate, deben recibir la mayor atención de nuestra parte. Me temo que muchos ajedrecistas jóvenes no están aprendiendo bien las bases de nuestro juego porque los hemos abandonado en esta área. Por esta razón, algunos jugadores que aprenden apenas un poquito de finales se convierten en los reyes tuertos de un país de ciegos.  Lo más grave de todo, es que fuera de nuestras fronteras no hay tantos ciegos.

Excelente Ajedrez y Organización en Naranjo

La Asociación Naranjeña de Ajedrez merece nuestras felicitaciones porque logró sacar adelante de manera excelente el Clasificatorio de Juegos Deportivos Nacionales.  Buen local, buena comida, extraordinario café y sobre todo el calor humano.  Naranjo es una de las asociaciones de ajedrez más auténticas y eficaces. Es uno de los motores del ajedrez nacional.  Y es muy justo decirlo, porque tiene un lider de larga trayectoria en Oliverio Vargas, quien ha logrado integrar un amplio equipo donde impera el espíritu de colaboración.
El apoyo de la Federación Central de Ajedrez fue muy importante, con don Oswaldo Durán, Mauricio Castro y Dizán Alvarado presentes. Sólo quedamos extrañados por la ausencia del señor presidente Diego Redondo, quien normalmente asiste con entusiasmo a todos los eventos.  Esperamos que las energías presidenciales se recuperen porque ocupamos líderes apasionados con el ajedrez, que se interesen profundamente en obtener el lugar que se le prometió al ajedrez en el nuevo Estadio Nacional.
Es de destacar también la excelente labor del Árbitro Principal, Pablo Bermúdez Vives, quien se concentró muy bien en sus funciones.  Consideramos que nos mostró un gran progreso, una gran madurez. Nos demostró que incluso un árbitro bueno puede superar actuaciones anteriores y ser aún mejor.
Bien por el ICODER, que al menos demostró voluntad para que este importante evento se realizara.  El bemol es que a pesar de las inscripciones electrónicas, los datos no fueron entregados a tiempo al cuerpo técnico y esto provocó un lamentable atraso en el inicio de la primera ronda.
Sobre las partidas de los participantes, debemos enfatizar en el hecho de que también se nota un progreso en calidad y en combatividad año con año.  No se trata únicamente de que se consolida la tendencia de crecimiento en el número de jugadores, lo cual es también, por supuesto, muy valioso.
Muchas partidas mostraron depurada técnica, profundas preparaciones de apertura, complejos medio-juegos y finales fantásticos.
Queremos mostrar una posición que pudimos observar en una de las rondas.  Pedimos disculpas a los jugadores porque no logramos registrar sus nombres y tampoco podemos asegurar cuáles fueron las jugadas que se realizaron desde esta posición.  Esto se solventará en el momento en que ellos nos envíen la información que nos falta.  Es necesario conocer que la abreviatura NN significa "no notificado".
En todo caso, esta posición fantástica es un ejemplo representativo de la originalidad que mostraron los participantes de todo el evento.  Un magnífico ejemplo de ¡Ajedrez del Bueno!

NN 1 - NN 2
Clasificatorio JDN Naranjo, 11.2009

[Murillo Tsijli,Alexis]

¿Cómo se llegó a esta posición?  ¡Parece salida de un final artístico compuesto!


1.Re2! Rh1 2.Rf2 1/2-1/2

NORMAS VIGENTES DE LA FCACR PARA LA ORGANIZACIÓN DE TORNEOS

Para la organización de torneos, la Federación Central de Ajedrez de Costa Rica publicó el 18 de noviembre del 2016 el siguiente comunicado...